La portavoz del PSOE en el Congreso, Adriana Lastra - EFE | Vídeo: Sánchez y Casado se echan en cara la ruptura del acuerdo para renovar el CGPJ (EP)

El Gobierno rectifica y retira del orden del día la votación fallida para el CGPJ

Podemos, que presionó ayer al PSOE para mantener la votación, también solicita que no se celebre el debate

MadridActualizado:

Nueva rectificación del Gobierno que en tan solo 24 horas cambia por segunda vez de criterio sobre la celebración de la votación fallida para la renovación del Consejo General del Poder Judicial.

Después de haber abogado a media mañana de ayer por retirar el debate del Pleno que el Congreso celebrará mañana, y ceder después a la presión de Podemos y ERC para que se mantuviera, los socialistas han decidido ahora comunicar a la Mesa la retirada de su lista de candidatos. Podemos ha seguido sus pasos y dado que el PP lo hizo ayer, el punto decae del orden del día al haberlo solicitado todos sus proponentes. Por tanto, la votación fallida ya no se llevará a cabo porque, sin candidatos, la Comisión de Nombramientos no podrá emitir el dictamen que debía somertse al Pleno mañana.

La marcha atrás de los socialistas se ha producido después del lamentable espectáculo ofrecido esta mañana en el Pleno del Congreso por los diputados de ERC y de que el presidente del Gobierno pidiera por mensaje escrito una reflexión para que los ciudadanos no pierdan el respeto a la clase política. La portavoz del PSOE, Adriana Lastra, ha justificado la rectificación en lo que ayer era evidente cuando abogó por mantener la votación: que no existe una mayoría suficiente para aprobar la propuesta ante la retirada del PP del acuerdo.

La decisión del PSOE ha llegado al borde del inicio de la Comisión Consultiva de Nombramientos en la que iban a comparecer los dos candidatos a vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que no pudieron defender sus méritos ante sus señorías el pasado viernes, cuando aún estaba vigente el pacto.

Roto el acuerdo para la renovación del Poder Judicial, su comparecencia carecía de sentido y existía el riesgo de que los grupos más críticos con el acuerdo la aprovecharan para ofrecer un nuevo espectáculo que aumentara el desprestigio de la institución. Sin embargo, no podía anularse mientras la votación estuviera prevista en el orden del día del Pleno del jueves. La enésima rectificación del PSOE ha evitado los males mayores que su decisión inicial podría haber provocado.