Pedro Sánchez, presidente del Gobierno - JAIME GARCÍA

El Gobierno pide «serenidad» a los partidos tras el arresto del francotirador que quería disparar a Sánchez

El Ejecutivo y el PSOE llevan semanas vinculando a PP y Ciudadanos con la extrema derecha

MadridActualizado:

Una vez conocida la noticia del arresto de un hombre en Terrasa por intentar presuntamente atentar contra Pedro Sánchez la primera reacción de Moncloa ha sido destacar «que en ningún caso se ha visto comprometida la seguridad del presidente».

Y aunque en la misma comunicación que ha trasladado Moncloa a los medios de comunicación se reconoce que «este tipo de amenazas es una constante», desde Moncloa han querido destacar que «es necesario seguir trabajando por la serenidad en el debate político».

Una idea que se vincula con la retórica del Gobierno y del PSOE, que lleva semanas vinculando a PP y Ciudadanos con la extrema derecha y pidiéndoles que «abandonen la crispación».

Una muestra de este discurso ha sido el secretario general del PSOE en Asturias, Adrián Barbón, que tras conocer la noticia escribía en su Twitter: «Esto es lo que alimenta el odio y quienes inyectan ese odio. Lo vengo diciendo: No todo vale».

Más tarde, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la portavoz Isabel Celaá, ha optado por restar importancia al incidente. «Agradezco las muestras de solidaridad y apoyo. El buen trabajo de las Fuerzas del Seguridad del Estado», ha dicho.

«Lo de menos es quién fuera el objetivo. Lo importante es reivindicar el valor de la convivencia, la palabra y la serenidad necesarias en vida pública». Según Celaá, «nuestro país ama la convivencia y se lo merece. Los españoles merecemos volver a encontrarnos».

Pedro Sánchez ha repetido también el argumento de la «serenidad». Ha dicho que «lo de menos es quién fuera el objetivo», y que lo importante es que en un día como hoy se reivindique «el valor de la convivencia y la defensa sosegada de las ideas». «La serenidad, sobre todo, en la vida pública», según Sánchez.