Otegui con el preso etarra «Josu Ternera», que fue elegido diputado regional en el Parlamento vasco
Otegui con el preso etarra «Josu Ternera», que fue elegido diputado regional en el Parlamento vasco - Telepress

El Gobierno pide una segunda extradición de Josu Ternera por un asesinato de 1980

España quiere llevar a los tribunales al etarra para juzgarle por el crimen del directivo de Michelin Luis Hergueta Guinea

MadridActualizado:

La portavoz en funciones del Ejecutivo, Isabel Celaá, ha informado en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros de que el Gobierno va a pedir a Francia la extradición del dirigente de la banda terrorista ETA José Antonio Urrutikoetxea, Josu Ternera.

Se trata de la segunda que solicitan desde que el pistolero fuese detenido el 16 de mayo de este año en la localidad de Sallanches, en los Alpes franceses, en una operación conjunta de la Dirección General de Seguridad Interior gala (DGSI) y de la Guardia Civil española.

Esta nueva petición de entrega tiene como objetivo que el histórico de la organización terrorista sea juzgado en España por el asesinato del directivo de la empresa Michelin Luis Hergueta Guinea, a quien descerrajaron dos tiros en la nuca en Vitoria en junio de 1980 cuando se disponía a entrar a su domicilio.

La ministra de Educación y Formación Profesional ha explicado que Ternera está reclamado por el Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional para que responda por este crimen. Ha aclarado que España ha tenido que recurrir a la solicitud de extradición a través del Consejo de Ministros por tratarse de delitos anteriores a 1993, momento en el que entraron en vigor las euroórdones.

El último líder simbólico de ETA se encontraba prófugo de la justicia española desde hacía 17 años, concretamente desde el 14 de noviembre de 2002, cuando eludió su cita a declarar en la Audiencia Nacional por el atentado perpetrado contra la casa cuartel de Zaragoza en 1987, en el que perdieron la vida once personas, seis de ellas niños.

Una matanza a la que también ha hecho mención la portavoz Celaá, recordando que el pasado 28 de junio el Gobierno ya requirió al etarra para que rinda cuentas ante la justicia por su implicación como autor intelectual de esta masacre.

El que pusiera voz a la disolución y desmantelamiento de ETA está actualmente procesado por cuatro causas que la Audiencia Nacional mantiene abiertas contra él por delitos de integración o colaboración en organización terrorista, asesinato y crímenes de lesa humanidad.