Pedro Sánchez con Juan Manuel Serrano, su exjefe de Gabinete y ahora presidente de Correos - JAIME GARCÍA

El Gobierno instrumentaliza Correos: «Si con 200.000 euros llevé a Pedro a La Moncloa, imagínate aquí»

El exjefe de Gabinete de Sánchez, Juan Manuel Serrano, cambia toda la cúpula para cumplir «compromisos» y poner la empresa «al servicio de Pedro»

Fuentes internas de Correos denuncian que ha trasladado el presupuesto de Márketing a Comunicación para dedicarlo a propaganda política

MadridActualizado:

ABC se ha entrevistado durante las últimas semanas con fuentes de Correos -unos siguen allí, otros no- para reconstruir el «cataclismo» que ha supuesto el desembarco en la compañía del nuevo presidente, Juan Manuel Serrano, quien fuera jefe de Gabinete de Pedro Sánchez hasta que este llegó a La Moncloa. La expresión más repetida es «estamos alucinando» con lo que hace y, sobre todo, con «la falta de vergüenza con la que se lo dice a todo el mundo». Desde su llegada, Correos tiene que trabajar, dentro de sus posibilidades, «para Pedro».

Juan Manuel Serrano fue nombrado el pasado 25 de julio. Al margen de los vaivenes de cargos con los cambios de Gobierno, esta designación causó malestar en la empresa pública. En el currículum de Serrano, publicado en la nota de prensa de su nombramiento, destaca que «desde el año 2014 era Jefe de Gabinete de la Comisión Ejecutiva Federal del Partido Socialista Obrero Español». Ingeniero técnico informático de profesión, ha desarrollado la mayor parte de su carrera en la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), donde fue gerente y director de Sistemas y de Gestión de Convenios.

Un sueldo de 191.000 euros

Serrano viajó con Pedro Sánchez en la caravana que le llevó a liderar el PSOE, y con él entró en La Moncloa, pero el nuevo presidente decidió nombrar jefe de Gabinete a Iván Redondo. «Se enfadó mucho», pero Sánchez le dio el puesto mejor pagado de las empresas públicas, 191.052,58 euros anuales, según los datos de 2017. El salario del presidente de Correos es bastante más del doble que el del inquilino de La Moncloa.

El salto que ha dado Serrano ha sido estratosférico, pues Correos es un grupo con casi 2.000 millones de euros de facturación y más de 52.000 empleados. Pero, según las fuentes de la empresa pública consultadas por este diario, «no está capacitado». «No puedes tomar las riendas de una gran empresa como Correos por haberle llevado la agenda al presidente del Gobierno. Juanma ni siquiera habla inglés, en un momento en el que nuestros dos grandes clientes son Amazon y los chinos de Aliexpress». «A las reuniones con estas empresas y con grandes grupos logísticos internacionales «envía a otras personas», añaden.

Al margen de las capacidades de Serrano, lo que tiene claro el nuevo gestor es que la empresa debe hacerse a su semejanza. Ha destituido a la práctica totalidad de la cúpula directiva del grupo Correos y a todos les ha dicho lo mismo: «No hay nada personal contra ti, pero tengo muchos compromisos políticos y personales». Al menos, según sostienen las fuentes consultadas, «está siendo amable».

Entre los que ya han salido y los que lo harán en los próximas semanas, hay cinco directivos del grupo: Manuel Molins, exdirector de Correos Express; Matilde García, secretaria general y del Consejo; Alberto Alonso, director de Finanzas (sigue en Correos hasta la llegada de su sustituto, cuyo nombre aún no ha trascendido); y Adrián Cordero, director de Comunicación. Además, también se comunicó su baja a la directora de Recursos Humanos, Lourdes Fernández de la Riva, pero no se ha hecho efectiva porque la persona que la iba a sustituir ha tenido que renunciar al puesto.

Para Correos Express, la filial de paquetería, Serrano se trajo a un directivo de Renfe, Avelino Castro, pese a las loas empresariales que había recibido su predecesor. Esta filial llevaba un historial de pérdidas acumuladas desde su creación, en 2002, de más de 200 millones de euros, y en tres años entró en beneficios. El presente ejercicio, 2018, está previsto que cierre en números positivos por tercer año consecutivo. En 2017 Correos Express incrementó un 30 por cien sus envíos, muy por encima de la competencia. «A Molins no lo relevaron por mala gestión, desde luego, porque cogió una empresa a punto de la quiebra y la hizo rentable», sostienen fuentes internas de la compañía.

Por su parte, el cargo de secretario general y del Consejo ha sido para Julio González García, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense. El nombramiento de este profesor ha causado extrañeza en la empresa pública, ya que ese puesto lo ocupa tradicionalmente un abogado del Estado, como Matilde García y sus predecesores. La nota oficial de Correos en la que se anunció el relevo destaca de Julio González «su faceta como colaborador en medios como El Periódico de Cataluña, eldiario.es, Agenda Pública o la edición española del Huffington Post».

En las direcciones financiera y de Recursos Humanos aún no se conocen los nuevos nombres. Sí en la de Comunicación, donde ha entrado Eva Pavo, que proviene de Loterías y Apuestas del Estado (en el pasado estuvo vinculada a las Nuevas Generaciones del PP, pero hace años que no guarda relación «con ningún partido», informan fuentes oficiales). Pavo es especialista en Marketing, área que Serrano ha fusionado con Comunicación. Uno de los cargos cesados lo explica a ABC: «Se han llevado el presupuesto de Márketing para un nuevo departamento que ahora tiene diez millones de euros para propaganda, que es lo que el nuevo presidente dice públicamente que le interesa, que Pedro Sánchez gane las próximas elecciones generales. Comunicación apenas tenía un millón».

Otro entrevistado con ABC relata una conversación con Serrano, en la que le dijo «Si con 200.000 euros de crowdfunding llevé a Pedro a La Moncloa, imagínate con lo que tengo aquí en Correos lo que puedo hacer». Todos los entrevistados coinciden en esta línea, la instrumentalización de la empresa pública por parte del presidente. «Nos ha dicho que tiene poco tiempo para hacer su trabajo, y va a usar el dinero de la publicidad en medios para buscar tratos de favor hacia Sánchez. Te espeta abiertamente que desde Correos va a hacer todo lo posible para que Pedro gane las elecciones, lo dice así, literal», sostiene un exdirectivo. También mira por él, según los testimonios recabados: «Tengo que apuntarme una serie de medallas que me sirvan de trampolín profesional para la siguiente etapa». La prioridad son las próximas elecciones generales.

Niega esas conversaciones

ABC se puso ayer en contacto con Correos para cotejar las informaciones recibidas. El presidente de la compañía estatatal declinó contestar, pero fuentes oficiales dijeron que «no vamos a entrar en conversaciones privadas, pero sí desmentimos que el presidente haya hablado de compromisos políticos o personales».

Tras la publicación de la primera edición, al borde de la medianoche, Juan Manuel Serrano sí quiso hablar con ABC. Sostuvo en una llamada a este diario que desmiente «tajantemente todas las conversaciones» que se le atribuyen y que «sí» se ha reunido con representantes de multinacionales del sector de la logística, y en concreto «cuatro veces» con Amazon.