Un ciudadano espera en un banco de la estación de Sants de Barcelona
Un ciudadano espera en un banco de la estación de Sants de Barcelona - EFE

El Gobierno hace una oferta a Cataluña en infraestructuras

El soberanismo recibe con desprecio a Rajoy, que apela a la sociedad y ofrecerá 1.900 millones en Cercanías

BarcelonaActualizado:

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, presentará hoy ante la sociedad catalana un ambicioso programa de inversiones en infraestructuras, uno de los «agravios» sobre los que los partidos soberanistas han justificado históricamente su tránsito al independentismo. Cuando hace medio año, en coincidencia con el acelerón del proceso secesionista, el Gobierno puso en marcha la llamada «operación diálogo» se tuvo claro que las infraestructuras, y de manera singular Cercanías y el corredor del Mediterráneo, eran dos asuntos que necesariamente había que poner sobre la mesa.

Fuentes gubernamentales precisaron a ABC que estos dos aspectos van a ser centrales en la intervención que realizará esta mañana el presidente Rajoy dentro de las jornadas «Conectados al futuro». El formato elegido, el número de invitados y la relevancia que se ha querido otorgar al evento revelan la importancia que para el Gobierno tiene la jornada, en lo que se pretende sea una oferta que, por encima del diálogo entre las administraciones, se hace de manera directa al conjunto de la sociedad catalana. De hecho, una de las líneas estratégicas de la oferta de diálogo del Gobierno pasa por apelar directamente a la sociedad civil catalana, y de manera muy particular a los empresarios.

700 invitados

De hecho, todas las patronales, asociaciones empresariales, despachos relevantes y figuras destacadas de la sociedad catalana -hasta 700 nombres- han sido invitadas a las jornadas, a las que, además de Rajoy, asistirán la vicepresidenta del Gobierno y principal promotora de esta estrategia, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. Al respecto, fuentes gubernamentales anticipan a ABC que la intervención de Rajoy irá de lo general a lo concreto, incluyendo alusiones a inversiones y proyectos particulares.

Por ejemplo, según desvela hoy el propio Rajoy en una entrevista en «La Vanguardia» anunciará una inversión de 1.900 millones para Cercanías esta legislatura. Desde el Gobierno se tiene claro que el histórico mal funcionamiento del núcleo de Barcelona de Cercanías ha sido, a pie de calle, carburante para el independentismo, del mismo modo que la reivindicación del corredor ferroviario del Mediterráneo, clave para una comunidad -junto a todo el Levante español- fuertemente exportadora, va mucho más allá de una demanda empresarial.

Como explicaron en su momento fuentes del Gobierno, «la oferta va a ser importante. Les costará justificar no llegar a un acuerdo». En un momento de radicalización del proceso soberanista, un día después de que la CUP -socios de JpS- realizara un «escrache» ante la sede del PP, el mensaje claro que quiere transmitir el Ejecutivo de Rajoy es que, pese a todo, el Gobierno sigue muy presente en Cataluña.

10.000 millones de euros

Como era previsible, la respuesta de la Generalitat y los partidos soberanistas ha sido despreciativa. Con el presidente Carles Puigdemont de viaje a Estados Unidos, el número dos del Govern, Oriol Junqueras, ha declinado asistir alegando que está de presidente en funciones y mañana hay reunión del ejecutivo catalán. Ha delegado en el consejero de Infraestructuras, Josep Rull, que participa en una de las mesas de la jornada. Éste desmereció ayer cualquier oferta cifrando en 10.000 millones la inversión en infraestructuras «pendiente y prometida», desde Cercanías a carreteras. En cuanto al corredor del Mediterráneo, la Generalitat atribuye su retraso a una deliberada intencionalidad «centralizadora».

Directamente , la coordinadora general del PDECat, Marta Pascal, exigió a Rajoy que no venga a Cataluña a «tomar el pelo» a los catalanes dándoles «cuatro zanahorias y caramelos» en lo que será, auguró, una «operación de maquillaje».