La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante su intervención en el Congreso
La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, durante su intervención en el Congreso - EFE

El Gobierno estudia reformar el Código Penal para «vigilar» los movimientos de los expresos peligrosos

La vipresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, lamenta que la prisión permanente revisable no ha funcionado para evitar asesinatos como el de Laura Luelmo

MadridActualizado:

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha anunciado que el Ejecutivo está «pensando» en reformar el artículo 106 del Código Penal para reforzar las medidas de seguridad a presos condenados por delitos peligrosos que ya han cumplido la condena y se encuentran en libertad.

«Hay que dotar de más seguridad cuando hablamos de personas que han cometido gravísimos delitos y siguen siendo peligrosos después del cumplimiento de las penas, son delitos tan graves que tienen difícil reeducación y reinserción», ha explicado Calvo en los pasillos del Congreso. Además, la vicepresidenta ha negado la efectividad de la prisión permamente revisable (PPR) y ha considerado «que desgraciadamente no ha podido evitar» el asesinato de Laura Luelmo. No obstante, ha insistido en que no plantean derogar la PPR y que esperarán a que el Tribunal Constitucional se pronuncie al respecto.

Mientras, desde el Gobierno se plantean ahora otorgar más garantías de vigilancia sobre estas personas mediante el citado punto del Código Penal porque «nadie se ha encargado de hacerlo más efectivo y útil, y encontrar mecanismos para que tengan una libertad controlada y saber cuáles son sus movimientos».

Calvo ha apuntalado las palabras que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha expresado durante el Pleno y ha recordado que los socialistas ya están trabajando en reformar el Código Penal para que «defina y tipifique mejor» los delitos relacionados con la libertad sexual de las mujeres y de los menores. «Tiene que haber una deficinión clara de lo que es violación y agresión, y por otro lado un agravamiento a las penas», ha aseverado.

Pulseras con localizador

Según ha explicado la vicepresidenta, el borrador de medidas para la libertad vigilada se hará «lo más rápido posible» pero con la «prudencia y profundidad» que requiere el desarrollo de estas normas. Preguntada si una de las posibles medidas es colocar a los expresos pulseras con localizadores, Calvo ha respondido que «efectivamente» porque «puede ser útil» para vigilar a personas que tienen un riesgo de peligrosidad y de reincidencia. Por otro lado, la vicepresidenta ha insistido en que «es inexplicable que un cargo público como el señor Casado utilice el dolor del asesinato para una intervención política».

Ciudadanos ha coincidido con Calvo en criticar al presidente del Partido Popular. El portavoz de la formación naranja en el Congreso, Juan Carlos Girauta, ha acusado a Casado de «utilizar el dolor» para hacer política, algo que ha considerado «lamentable». «Me repugna, volvemos a la demagogia», ha rechazado. El debate sobre la prisión permanente revisable incomoda tanto al PSOE como a la formación naranja porque una parte de su electorado reclama el mantenimiento de esta medida, en línea con el PP. Las familias de varias víctimas de crímenes atroces -Diana Quer, Marta del Castillo, Mari Luz Cortés o los hermanos Ruth y José Bretón- están recogiendo firmas en la plataforma change.org para solicitar el mantenimiento de la prisión permanente revisable. Su objetivo es alcanzar los tres millones de rúbricas. En menos de un año han conseguido ya el apoyo de más de 2,8 millones de personas.

Girauta ha defendido que la verdad «objetiva y cruda» es que los delitos relacionados con la violencia sexual tienen un nivel de reincidencia superior al resto y ha advertido de que el sistema penal «no lo puede ignorar». En esta línea, ha reclamado el cumplimiento efectivo de las penas en este tipo de delitos. Una posición que Ciudadanos defiende desde la polémica surgida a raíz de la aparición del cuerpo de Diana Quer.

Desde ERC, su portavoz en el Congreso Joan Tardà, también atacó lo que consideró la «matraca de la derecha» a favor de la prisión permanente revisable. «Las posiciones respecto a esto son muy claras. La izquierda cuestionamos la prisión permanente revisable. La derecha a utiliza para despertar pasiones sabiendo que las pasiones entierran a la inteligencia», subrayó en los pasillos del Congreso. La solución de Tardà para acabar con la reincidencia en los delitos sexuales es «interpelar a la sociedad» para encontrar la manera de «preservar la reinserción de los presos» sin «dejar desamparada a la sociedad».