El Gobierno dice que aplicará el fallo sobre funcionarios si llega a ser firme

El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, y cinco ministros respondieron ayer ante el Pleno del Congreso a la estrategia de acoso que le somete la oposición en relación a los principales asuntos polémicos del país: vacas locas, congelaciones salarial de los funcionarios, reforma de la Administración de Justicia, política de extranjería y submarino nuclear Tireless.

MADRID. J. L. Lorente
Actualizado:

Como era de esperar, la oposición aprovechó la primera sesión de control al Gobierno del nuevo periodo de sesiones para someter al Ejecutivo a una estrategia de acoso. El vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, y el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, tuvieron que responder a una interpelación urgente y a una pregunta sobre la crisis de las vacas locas.

Rajoy pidió a partidos políticos, autonomías y ayuntamientos un «esfuerzo de colaboración leal» para afrontar el problema. El vicepresidente primero repasó las medidas adoptadas por el Gobierno, «basadas -dijo- en función de las decisiones de la UE y en tres prioridades: la salud del consumidor, la eliminación de residuos y la situación del sector ganadero». En este sentido, recordó la creación de un comité científico que asesora al Gobierno y aseguró que, gracias a la cantidad de iniciativas aprobadas, «nunca como hasta hoy la carne de vacuno ha tenido tantos controles de calidad».

Asimismo, Rajoy destacó el plan de emergencia firmado con todas las Comunidades autónomas, así como recientes declaraciones del presidente del Gobierno balear, el socialista Francesc Antich, que subrayó la buena colaboración con el Ejecutivo.

Por su parte, el ministro de Administraciones Públicas, Jesús Posada, respondió a una pregunta del diputado socialista Ángel Martínez Sanjuán sobre el fallo de la congelación salarial. El ministro aseguró que «el Gobierno acatará la sentencia cuando sea firme» y acusó de «irresponsable» al PSOE por pedir que se pague ya los atrasos a los funcionarios sin esperar la resolución del recurso planteado.

El ministro de Justicia, Ángel Acebes, achacó la lentitud actual de la Justicia al modelo que se implantó durante la etapa de Gobierno socialista y manifestó que hoy es «imprescindible» su reforma.

El titular de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, acusó al PSOE de generar alarma social con la reparación del Tireless, de hablar de este tema «como en una charla de bar» y de desear que le pase algo al sumergible «simplemente para poder desgastar al Gobierno». Piqué afirmó que «lo más seguro, sin género de dudas, es poner en marcha el reactor del submarino en Gibraltar».

Por último, el ministro del Interior, Jaime Mayor Oreja, aseguró que se puede cumplir la nueva ley de Extranjería y fomentar la inmigración legal «sin ir a la caza y la captura de los inmigrantes ilegales».