El Gobierno catalán planteó emitir deuda con intencionalidad política

Plantearon la petición como una estrategia para «ganar confianza» entre la sociedad catalana de cara al 1-O

BarcelonaActualizado:

La política económica al servicio del «procés». Entre los correos electrónicos entregados por la Guardia Civil al Tribunal Supremo se encuentra uno en el que altos cargos de la Consejería de Economía de la Generalitat especulan con la posibilidad de pedir al Estado una autorización para realizar una emisión de deuda, algo que en realidad escondía un objetivo político.

En uno de estos correos, de 2 de diciembre de 2016, Pere Aragonés, secretario de Economía, se muestra de acuerdo con la propuesta que hace Natàlia Mas, directora general de Análisis Económico de la Generalitat, en el sentido de pedir al Estado capacidad para realizar una pequeña emisión de deuda, una autorización preceptiva desde que la administración autonómica se acogió al FLA al vérsele cerrados los mercados.

Según la descripción de la Guardia Civil, Guix considera que al margen de la respuesta del Estado, la petición sería una estrategia para «ganar confianza» entre la sociedad catalana de cara al referéndum. Al respecto, plantea dos hipótesis: si el Estado autoriza la emisión de deuda -como hizo antes, en julio de ese mismo año-, accederían a los mercados de deuda y darían una imagen de que la Generalitat se está ganando la «independencia financiera». Por contra, si el Estado negase la emisión, apunta la Guardia Civil que plantea Guix, podrían usar mediáticamente la respuesta para denunciar discriminación del Estado con respecto a otras comunidades autónomas.