EpaSchröder y su ministro de Defensa, Rudolf Scharping, en imagen de archivo, pasan revista a una de las unidades del Ejército alemán

El Gobierno alemán pone a disposición de Bush un contingente de 3.900 soldados

El canciller alemán, Gerhard Schröder, expresó ayer su deseo de llevar a la práctica su reiterado compromiso de «solidaridad ilimitada» en la lucha contra el terrorismo con el apoyo militar requerido formalmente por EE.UU.. Schröder pondrá sobre el terreno un contingente de 3.900 soldados. Francia se mostró también ayer dispuesta a colaborar con el despliegue de sus fuerzas especiales en Afganistán.

BERLÍN/NACIONES UNIDAS. ABC
Actualizado:

La Casa Blanca ha pedido tecnología para detectar armas atómicas, biológicas y químicas -lo que incluye carros blindados de rastreo «Fuchs» y un contingente de 800 soldados-, unidades para evacuar heridos (250 soldados), unidades aéreas sanitarias y de transporte (500), así como de la Marina (otras 1.800). Asimismo, se pondrán a disposición de Estados Unidos unos 100 miembros de unidades especiales. Según el canciller alemán, en la petición no se incluye ni el envío de tropas terrestres ni la participación de aviones de combate.De acuerdo con los planes de Schröder, el Consejo de Ministros aprobará hoy la resolución pertinente para la misión, a la que seguirá mañana una declaración del Gobierno ante el Parlamento federal (Bundestag).Schröder hizo hincapié en que dicha resolución será sometida al voto parlamentario -lo que podría producirse la próxima semana-, tras lo cual el contingente quedará en situación de «disponible». El canciller hizo este anuncio inmediatamente después de dos reuniones sucesivas, ambas de carácter confidencial, con el consejo federal de seguridad, integrado por nueve miembros de su Gobierno, y con las cúpulas de los partidos parlamentarios. Schröder había convocado ambas reuniones con carácter de urgencia, de regreso de la gira de la pasada semana por Pakistán, China y Rusia.El canciller dijo confiar en obtener «un amplio respaldo» de la Cámara a la resolución de su Gobierno, ya que esa es la consecuencia «lógica» al anterior pronunciamiento de respaldo a las acciones de EE.UU. en Afganistán, asumida por prácticamente todos los partidos -a excepción del poscomunista PDS-. La participación del Ejército precisa de la aprobación previa del Bundestag. La intervención de soldados alemanes en Afganistán está prevista, en principio, por un año y, de prolongarse por más tiempo debería pedirse de nuevo la votación del Parlamento.Por el momento, los dos principales partidos de la oposición, la Unión Cristianodemócrata (CDU) y el Partido Liberal (FDP) han anunciado que respaldarán una resolución del Gobierno para brindar ese apoyo militar a EE.UU. PARTICIPAR EN LA PLANIFICACIÓNPor otro lado, el presidente francés, Jacques Chirac, declaró ayer que Francia está lista para enviar a Afganistán a sus fuerzas especiales con la condición de que participen con Estados Unidos en la planificación de las operaciones militares. Chirac informó durante una conferencia de prensa en la sede de las Naciones Unidas (ONU) que Estados Unidos había solicitado el pasado domingo «peticiones suplementarias» que Francia va a estudiar. «Estamos absolutamente listos para enviar al terreno fuerzas especiales a condición de que, primero, sepamos para qué misiones y cuál es la naturaleza de la misión, y segundo, que participemos en la planificación», manifestó Chirac. Francia tiene a 2.000 soldados, marinos y aviadores involucrados en la campaña.

Jacques Chirac, por otra parte, pidió al secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, organizar «con carácter urgente» una conferencia de ayuda humanitaria a Afganistán. Señaló el presidente francés que la conferencia internacional que propone juntaría los esfuerzos de los principales Estados donantes de ayuda, de los países vecinos de Afganistán, de las agencias de la ONU y de las organizaciones no gubernamentales (ONG).