Isabel Celaá, durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros - EP

El Gobierno advierte a Iglesias: una investidura sin acuerdo es «un rincón oscuro»

«No vislumbramos un escenario de llegar a una investidura sin después ninguna colaboración», dice Celaá

MadridActualizado:

El Gobierno se mantiene en su intención de no ofrecer un Gobierno de coalición a Unidas Podemos. Y ha advertido a Pablo Iglesias de que rechazan, como publicó esta semana este diario, la fórmula de una investidura sin acuerdo.

«No vislumbramos un escenario de llegar a una investidura sin después ninguna colaboración», ha dicho la portavoz del Ejecutivo, Isabel Celaá, tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros. «Eso es un rincón oscuro que no merece la ciudadanía española», ha añadido. ABC ya publicó esta semana que en el PSOE temen ese movimiento porque coloca a Sánchez en una tesitura complicada.

En los últimos días en diferentes ámbitos de la izquierda se comenta la posibilidad de que ese sea el último movimiento de Iglesias: apoyar la investidura pero sin suscribir ningún acuerdo ni garantizar ningún apoyo al Gobierno, sino pasando de inmediato a la oposición. Obligando a los socialistas a negociar cada coma de cada ley con ellos y con mucha más libertad. En Podemos hay quien entiende ese movimiento como «la opción más digna», en palabras de un diputado, para que Iglesias no tenga que aceptar una oferta considerablemente menor que la que rechazó en el mes de julio.

En el PSOE hay quienes se malician con que ese movimiento, que colocaría a Sánchez ante la tesitura de una investidura que no desea, podría realizarse con el fin de que entre esa inestabilidad, y ante lo costoso de rechazar ser investido teniendo los votos, el presidente en funciones pudiese ceder y ofrecer una coalición en el último minuto.

«Hay convicción y determinación de que no habrá gobierno de coalición», ha dicho Celaá, que ha trasladado toda la responsabilidad de lo que suceda a la formación de Pablo Iglesias: «Si Unidas Podemos quiere habrá gobierno». Y si no quieren, elecciones. El relato está preparado. Y aunque en muchas capas del partido se vive con preocupación, como una moneda al aire, volver a abrir las urnas, el PSOE tiene claro su objetivo de vender imagen institucional frente a sus rivales: «La ciudadanía es consciente de que el PSOE representa estabilidad, seguridad y moderación». Los socialistas dicen que no quieren elecciones pero ya tienen claro su mensaje para esos comicios.