Glamour de verdad

Habitaciones a la altura de sus huéspedes. Hoteles con un toque de distinción que puedan casar con reyes, políticos, escritores, actores... La relación del «glamour», del encanto que fascina, con los viajes tiene larga tradición. Muchos de estos establecimientos han convertido esa seña de identidad en una leyenda que continúa muy viva. En estas páginas hemos reunido algunos ejemplos

Actualizado:

Estos tiempos de hamburguesa y telerrealidad nos han hecho creer que el glamour es una cosa, cuando evidentemente es otra. El lujo y los hoteles, y los huéspedes ilustres, han ido de la mano desde hace mucho tiempo, aunque quizá fue en el siglo XIX cuando comenzó la pasión viajera. Entonces se empezaron a construir alojamientos para una clase pudiente que viajaba con un amplio muestrario de baúles y varias personas a su servicio. En España, en 1910, el Rey Alfonso XIII inauguró el hotel Ritz, y luego, en 1912, el Palace. Eran los establecimientos elegidos por la realeza, y conseguir alojarse en ellos se convirtió en un signo de clase. Tiempo de «belle époque». Luego, tras la II Guerra Mundial, que acabó con toda una forma de vida, los hoteles empezaron a tener como principales clientes a los hombres de negocios, pero muchos de ellos siguieron siendo los preferidos de aristócratas, artistas y otros personajes populares, que pasaban en ellos largas temporadas. Algunos siguen teniendo, a pesar del tiempo, una aureola mezcla de encanto y distinción. En el Ritz se han alojado tantos hombres y mujeres ilustres, que cualquier ejercicio de memoria resulta pequeño: Miguel de Unamuno, Ramón del Valle Inclán, Alexander Fleming, Grace y Rainiero de Mónaco, Rita Hayworth, Sofía Loren, Jimmy Carter, Jacques Chirac, Vladimir Putin... Hemos seleccionado otros diez ejemplos de hoteles con glamour.

Hotel Reconquista: Edificio del siglo XVIII que fue hospicio y hospital y es -desde 1973- monumento nacional. Es el hotel más lujoso de la ciudad y muestra una gran fachada plateresca adornada con enorme escudo. Destaca su capilla (actual salón Covadonga) y el mobiliario de estilo asturiano. Las mejores habitaciones son las que tienen la vista sobre el Patio de la Reina, un remanso de paz. De sus salones era huésped asiduo el que fuera premio Nobel Severo Ochoa que tenía hasta su sitio reservado en el salón Gil de Jaz. En este salón se siguen ofreciendo veladas musicales de piano casi todas las tardes. En el Reconquista tiene lugar todos los años la ceremonia de entrega de los premios Príncipe de Asturias. El cineasta Woody Allen ha sido una de las estrellas que más han marcado a la ciudad y, desde luego, al hotel. Es de destacar su restaurante «Florencia», con cocina internacional y asturiana y que posee dos comedores privados: «Favila» y «Fruela».

Hotel La Perla: En 1926 un periodista norteamericano -Ernest Hemingway- escribió «Fiesta», una novela que se desarrollaba durante los Sanfermines de Pamplona. Durante varios años el escritor repitió la visita a este encuentro con los toros y con la alegría y se alojó en el hotel «La Perla», situado en la plaza del Castillo, donde tenía su propia habitación. Desde entonces, cada año cientos de turistas estadounidenses persiguen esa leyenda y visitan la capital navarra. El hotel fue construido en 1881 y la última reforma importante data de 1990. Antes que el escritor ocupó estas habitaciones otra celebridad, el violinista Sarasate, a finales del siglo XIX. Ambas habitaciones se conservan con la misma decoración que tuvieron antaño. La de Sarasate -más lujosa- es la 210 y la de Hemingway la 217. Otro cuarto emblemático es el 106, el de Manolete. Como anécdota, cabe reseñar que Don Juan de Borbón, cuando cruzó la frontera el 31 de julio de 1936, lo hizo disfrazado con un mono del hotel «La Perla». Allí durmió. En el hotel se alojaron muchos toreros y también Pablo Iglesias y José Antonio Primo de Rivera.

Hotel Alfonso XIII: Debe su nombre, como cabe suponer, al Rey Alfonso XIII, que lo inauguró con motivo de la Exposición de Sevilla de 1929. Un hito que ha entrado con fuerza en el siglo XXI. Durante los años de la República cambió su real nombre y pasó a llamarse Hotel Andalucía. Es sin duda uno de los más lujosos establecimientos del continente europeo, un palacio en el que destaca su patio con fuente morisca, un verdadero placer para los sentidos. A un lado queda el restaurante «San Fernando», decorado con una galería de cristales. Entre sus salones destaca el Salón Real, con capacidad para quinientas personas y presidido por unas enormes arañas de cristal de Bohemia. Desde siempre, ha sido elegido como su lugar de residencia en Sevilla por la realeza, por jefes de Estado. Pero también han pasado por aquí toda clase de personajes famosos, desde directores de cine como Orson Welles hasta maharajás indios, músicos como Arthur Rubistein o premios Nobel como Alexander Fleming.

Refugio de Juanar: Este perdido lugar al comienzo de la Serranía de Ronda, al lado de la Reserva Nacional de Juanar, fue el elegido por el general Charles de Gaulle para escribir parte de sus memorias. Se alojó en la habitación número 3. El edificio fue ideado como refugio de caza por el marques de Larios. Y allí acudía con frecuencia el Rey Alfonso XIII. Luego fue parador de turismo y ahora lo gestiona una cooperativa. Destaca el salón principal, con un gran chimenea. Casi todas las habitaciones tienen también chimenea y algunas jacuzzi. Tiene fama su restaurante, especializado en platos de caza. Aquí ha venido muchas veces a comer Julio Iglesias. El Refugio está situado a 10 km del pueblo de Ojén, el «de la media copita», un típico pueblecito andaluz.

Hotel Reina Victoria: Sobre el impresionante tajo de Ronda, vértigo puro, un inglés levantó en 1906 este hotel que recuerda el estilo sajón con tejados en pendiente y blancas chimeneas. En la habitación 208 pasó grandes temporadas -principalmente en el invierno de 1912-1913- el poeta Rainer María Rilke, donde escribió parte de su obra. La habitación se conserva prácticamente en el mismo estado que entonces, un perfume de otros tiempos. Su estatua preside ahora los amplios jardines desde los que se tienen excelentes vistas. Ronda ha tenido siempre fama por los toros. Y en el hotel se alojaron las primeras figuras del ruedo y en varias ocasiones Hemingway, que solía presenciar las tardes de su gran amigo Antonio Ordóñez.

Puente Romano: Ha sido siempre uno de los elegidos por la jet marbellí. Por algo dos de los promotores fueron Alfonso de Hohenlohe y Jaime de Mora. Su fama comenzó en los años sesenta. Destaca su jardín tropical, justo en medio de la urbanización, y sus cuatro piscinas y pequeñas cascadas. Y el club de Tenis Manolo Santana, con diez pistas, y otras cuatro de pádel. El conjunto se compone de 26 casas blancas de tres pisos que lucen como un verdadero pueblecito andaluz. Entre los numerosos actores y famosos que por aquí han pasado cabe recordar a Barbra Streisand, Alain Delon, José Carreras, Tom Cruise, Maribel Verdú, Jorge Sanz, Amparo Larrañaga, Elsa Martinelli, Isabel Preysler o Antonio Banderas y Melanie Griffith.

Hotel Palace: Es uno de los establecimientos más famosos de toda Europa -también de los mayores- y está situado en un lugar privilegiado de la capital de España, junto al Museo del Prado y el museo Thyssen. El rey Alfonso XIII puso la primera piedra. Por aquel entonces presumía de ser uno de los pocos hoteles que tenía teléfono en las habitaciones, un verdadero lujo. Destaca la vidriera del salón central y el restaurante «La Cupola». En uno de sus salones dio a conocer García Lorca su obra «Bodas de Sangre» y el pintor Salvador Dalí hacía bocetos sobre las paredes de su habitación. Se dice que es el hotel que mayor numero de reyes ha visto desfilar, la mayor parte de ellos destronados. Entre los actores que por sus salas han pasado están Gary Cooper, Cary Grant, Orson Welles y Sofía Loren.

Hotel Vistamar: Rodeado de pinos, robles y sobre todo de olivos centenarios, se encuentra esta viña señorial construida a comienzos del siglo XX al lado de un acantilado mirando hacia el mar. Destacan sus dormitorios con terrazas, todos ellos distintos, en especial el número 9. Un bello arco de piedra lleva hacia un gran patio adoquinado donde se asoman algunas de las habitaciones. En la decoración utilizan telas mallorquinas: «llengos». Con sólo 19 cuartos es un lugar que ha sido buscado por su tranquilidad, muy alejado del bullicio de otros hoteles grandes de la isla y que permite a los huéspedes guardar el anonimato. Destaca su restaurante con importante bodega. Entre los famosos que en el se han alojado destaca el actor Michael Douglas y su familia, tan relacionada con la isla.

Hostal San Marcos: Se puede decir que es el hotel más antiguo de España -junto con el Reyes Católicos de Santiago-, ya que fue albergue de peregrinos en el siglo XII siendo en el siglo XVI cuando la Orden de Santiago levantó el actual edificio (en el que estuvo preso Quevedo). Luego fue colegio, hospital, cárcel y cuartel. En 1965 se abrió como parador. Destaca la fachada plateresca, el claustro del siglo XVII con jardines, y el artesonado de lo que fue sala capitular. Está decorado con muebles castellanos, estatuas y espejos antiguos y valiosos artesonados. Aquí se han casado muchos leoneses y su claustro -lugar de procesiones durante siglos- ha sido escenario de los correspondientes cócteles. Entre sus famosos clientes destaca el actor Anthony Quinn, que estuvo una temporada, así como políticos y presidentes suramericanos.

La Bobadilla: De los mas lujosos y caros de España. El hotel está en medio de una enorme finca de 350 hectáreas por la que se pueden realizar excursiones a caballo. Todas las habitaciones están decoradas con estilos diferentes. Destaca su enorme vestíbulo donde sorprenden la cantidad de mármoles y sedas que da la sensación de un bosque de palmeras que recuerda la mezquita de Córdoba. Tiene dos restaurantes: La Finca y El Cortijo

Entre los famosos que por el pasaron todavía se recuerda a Mick Jagger que celebró en el su cumpleaños junto a su conjunto de los Rollig Stones. Otros que pagaron por alojarse en el fueron el Príncipe Carlos, Willy Brandt o Plácido Domingo. En cuanto a actores, la lista es numerosa: Tom Cruise, Melanie Griffith, Antonio Banderas, Brad Pitt...