Giménez-Alemán, ayer, horas antes de tomar posesión de su nuevo cargo. Yolanda Cardo

Giménez-Alemán: «No hay que poner a violentos y demócratas al mismo nivel»

Menos de 24 horas después de la destitución de Silvio González como director de Telemadrid, el presidente de la Comunidad nombraba como sucesor a Francisco Giménez-Alemán, ex director de ABC. En medio de la polémica por la decisión de Ruiz-Gallardón fundamentada en la emisión de un reportaje sobre ETA, el nuevo responsable del Ente se mostró decidido a liderar una gestión «profesional» y proclamó su rechazo a «Tómbola».

MADRID. Mayte Alcaraz
Actualizado:

Giménez-Alemán se convierte en el tercer director general «profesional» que tiene la televisión madrileña, tras Juan Ruiz de Gauna y Silvio González. Éste último apuraba ayer sus últimas horas en la Casa, tras recibir la «invitación» del presidente madrileño, Alberto Ruiz-Gallardón, de abandonar su cargo por la emisión del reportaje «Los caminos de Euskadi» en horario de máxima audiencia el pasado lunes, en el que se recogía una visión del País Vasco «nada beligerante» a los asesinatos de ETA y a la extorsión que genera el terrorismo, según el propio Gobierno de Madrid.

REACCIONES A LA DESTITUCIÓN

Ayer la decisión del presidente popular generó una avalancha de reacciones. Entre ellas, las más críticas las protagonizó la oposición parlamentaria, que tachó de «cacicada» la medida. En ese tono se movieron algunos cargos del Ente público, cuya directora de informativos, Elena Sánchez, presentaba su dimisión. Otros trabajadores de la cadena han anunciado una concentración para protestar por la destitución de González. Quien sí felicitó al presidente regional fue el alcalde de Madrid, que se sumó a la tesis de que «contra el terrorismo no se puede ser neutral, porque unos son los agredidos y otros los agresores». Además, Ruiz-Gallardón también recibió la adhesión del vicepresidente Rajoy.

Por su parte, el nuevo director general, se aprestaba ayer a cerrar una etapa de su vida profesional desarrollada en ABC, en cuya Redacción ingresó en 1967. Francisco Giménez-Alemán, cuyo nombramiento se hará oficial hoy mismo, previa aprobación del Consejo de Administración, conversó con este periódico en sus últimas horas en el despacho de asesor del presidente de Prensa Española, que ha ocupado desde 1999, cuando dejó la Dirección de ABC.

-Lo primero es empezar por el principio. ¿Cómo enjuicia la destitución de su ya antecesor Silvio González por un programa sobre ETA?

-Me he propuesto como una cuestión de elegancia personal no abordar ese tema. Pero sí puedo decir lo que yo he hecho en casos semejantes en los puestos de responsabilidad que he tenido tanto en Sevilla como en Madrid: los temas de terrorismo los he tratado siempre como una cuestión de Estado. Y he procurado no poner al mismo nivel a los violentos y a los demócratas.

LABOR PROFESIONAL

-¿Cuál es la película de los hechos? ¿Cuándo y cómo le propone Ruiz-Gallardón la Dirección de Telemadrid?

-El presidente de la Comunidad me llamó ayer (por el martes) y me anunció que iba a estar vacante en las próximas horas la Dirección de Telemadrid y que quería ofrecérmela a mí. Las razones que me dio fueron que quería que al frente de la Casa estuviese un profesional de los medios de comunicación, un periodista, un informador con experiencia, para poder llevar a cabo, siguiendo la misma trayectoria de gestión actual, una dirección profesional.

-Supongo que tuvo que resolver antes su situación profesional.

-En efecto. Yo le pedí unas horas para pensarlo y solucionar mi contrato con Prensa Española. Con fecha de hoy he alcanzado un acuerdo con el presidente de Prensa Española, del que era asesor, y hemos resuelto el contrato que me ligaba a ella.

-¿Cuál será su antídoto para combatir la amenaza de politización que acecha a los medios públicos?

-Afronto mi responsabilidad como periodista que he sido siempre. Creo que Telemadrid, como otras televisiones, por encima de cualquier otra cosa, es un medio de comunicación.

-Precisamente desde ese puesto privilegiado de consejero de Telemadrid habrá tenido oportunidad de observar de cerca las deficiencias de esa Casa. Hábleme de alguna....

-Yo no sería sincero si no dijese que el programa «Tómbola» no me gusta nada.

«PERSONAJES DELEZNABLES»

-Esa será una de las principales claves de sus primeros días, porque usted se ha distinguido por una oposición rotunda a este espacio desde su puesto de consejero del Ente...

-Creo hay determinados asuntos de la Prensa rosa que tienen una gran demanda por parte del público, que siempre que sean tratados con buen gusto son aceptables. Sin embargo creo que ha surgido en torno a ese fenómeno una serie de personajes bastante deleznables, sin oficio ni beneficio, que acuden al olor de la pitanza. Aunque tienen todo su derecho a comparecer en los medios públicos, entiendo que en ese aspecto los medios tienen que tener una autorregulación basada en el buen gusto, que en absoluto interfiere en la libertad de información.