La Generalitat ofrece mediar entre México y España sobre las disculpas por la Conquista

La polémica surgió cuando López Obrador exigió al Rey Felipe VI que pidiese perdón por la Conquista

MéxicoActualizado:

La Generalitat de Cataluña se ha ofrecido como mediador entre México y España para lograr un diálogo entre ambos países tras la polémica suscitada por Andrés Manuel López Obrador (AMLO), el presidente de México, al exigirle al Rey Felipe VI que se disculpe por la Conquista, hecho ocurrido entre 1519 y 1521 y del que este año se conmemora el V Centenario.

«Cataluña se ofrece como actor facilitador del diálogo para conseguir una posición en común», dijo Alfred Bosch, el conseller de Acción Exterior de la Generalitat, en declaraciones recogidas por el diario «Reforma». Bosch —quien se encuentra de visita oficial en México— realizó la propuesta tras reunirse brevemente con el político Alfredo Femat, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores de la Cámara de Diputados.

Fermat pertenece al Partido del Trabajo, una organización de izquierda que controla esta cámara legislativa como parte de una coalición de la que forma parte Morena, el partido de AMLO.

Bosch ha calificado en anteriores ocasiones como un «genocidio cultural» la Conquista de México-Tenochtitlán acaecida en 1521 bajo el millar de tropas dirigidas por Hernán Cortés, junto con sus aliados tlaxcaltecas y totonacas, entre otros grupos indígenas. Por ello, el político de Esquerra Republicana de Catalunya ve la exigencia de disculpas de AMLO a España como una brecha en la relación bilateral que puede ser explotada para acercar posiciones con el gobierno mexicano y, así, lograr ciertas expresiones de apoyo o gestos hacia la causa independentista.

«Esperamos que con la intervención de organismos internacionales se produzca una salida pacífica», dijo el diputado Femat sobre el conflicto entre independentistas catalanes y el Estado. «Los conflictos se resuelven de manera pacífica; la autodeterminación de los pueblos es fundamental», añadió Femat en declaraciones publicadas en un comunicado de la Generalitat que afirma que el diputado trasladará la crisis catalana a la Junta de Cooperación Política del Congreso mexicano, organismo que analizaría si se inicia un debate legislativo o se emite un pronunciamiento sobre este asunto.

México era un terreno prácticamente ignorado por el independentismo catalán, puesto que las relaciones entre el país latinoamericano y España han sido excelentes desde que fueron restablecidas 1977 con el presidente mexicano López Portillo (1976-1982). Sin embargo, la llegada del ambiguo López Obrador a la presidencia en diciembre de 2018 abre una ventana de oportunidad para que las tesis independentistas calen en México, especialmente tras el envío la polémica carta en marzo exigiendo que el Rey que pidiera perdón por un hecho ocurrido hace 500 años.

Y es que la política exterior de México ha dado un giro de 180 grados con México porque revive la dominada ‘Doctrina Estrada’, una receta que aboga, entre otras tesis, por la resolución pacífica de los conflictos, la autodeterminación de los pueblos y la defensa de los derechos humanos. Así, mientras que México era un duro crítico del régimen chavista en Venezuela con el presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018), con López Obrador el país no reconoce a Juan Guaidó como el ‘presidente encargado’ y se ha ofrecido como mediador internacional para lograr una solución.

En ese aspecto, Bosch adelantó que la Generalitat planea abrir una delegación oficial en el país azteca para fortalecer las relaciones con Cataluña. «México tiene una alta sensibilidad y respeto por los derechos humanos y la democracia», dijo Bosch para explicar su interés por intensificar la relación.

Ante esta nueva ocurrencia de la Generalitat de Cataluña han llegado las primeras reacciones de los políticos. Quien se ha adelantado ha sido una Diputada de Ciudadanos en el Parlament de Cataluña, Susana Beltrán García.

La diputada de Cs ha pedido que el Govern respete las relaciones internacionales de España y además ha pedido mediante un comunicado las conversaciones del Govern al Ministerio de Exteriores, y las posteriores respuestas que recibiesen por el viaje a México.