La Generalitat nombra a un becario de Boston «embajador» en Nueva York

Andrew S. Davis, de nacionalidad angloamericana, será el delegado del ejecutivo de Montilla en Estados Unidos a partir del próximo mes de enero

IVA ANGUERA DE SOJO | BARCELONA
Actualizado:

Para dejar claro que no se arredra ante las críticas ni ante la crisis, el Gobierno catalán aprobó ayer la designación de su delegado en Nueva York. El responsable de la cuarta delegación de la Generalitat en el extranjero, que se inaugurará oficialmente el próximo enero, será Andrew S. Davis, nacido en Boston (EE.UU) hace 35 años y master en Relaciones Internacionales por la Johns Hopkins University, ha sido becado por el Institu Ramon Llull para realizar «estudios catalanes» en la London School of Economics. Davis se ha especializado en «política territorial», tal y como se presenta él mismo, entendido como el «estudio del nacionalismo en estados plurinacionales, centrado en los casos de Escocia y Cataluña».

Entre los estudios que ha publicado destacan «Elecciones de 2003 en Cataluña: los efectos de la mayoría absoluta del PP en las elecciones autonómicas» o «Entendiendo la asimetría: una mirada a la educación y la inmigración en Cataluña». Y, por supuesto, habla catalán, además de castellano y francés, junto al inglés, su idioma materno.

El nombramiento se aprobó en la reunión del Consejo Ejecutivo de la Generalitat celebrada ayer, aunque entró en el último momento en un orden del día especialmente denso, marcado por la aprobación de parte del nuevo Código Civil catalán y la cifra del paro de noviembre, especialmente dura en esta comunidad. Sin embargo, no se hizo público hasta horas después de la comparecencia ante la prensa posterior a la reunión semana del Gobierno catalán.

El cargo de Delegado de la Generalitat en el exterior está asimilado a la categoría de Director General de la administración catalana, con un sueldo base de 83.000 euros anuales. Entre sus responsabilades deberá coordinar las entidades dependientes de la Generalitat en ese territorio, tales como el propio Insitut Ramon Llull o las agencias comerciales del Copca y el Cidem, y ejercer de representante oficial del Gobierno catalán ante la ONU, y los gobiernos estatales y regionales de Estados Unidos y Canadá.

Sede anunciada

El nombramiento de Davis se produce un mes después de que el propio vicepresidente de la Generalitat y responsable de Acción Exterior del Gobierno catalán, Josep Lluís Carod-Rovira, anunciara la apertura de una nueva delegación catalana en Nueva York, que se hará efectiva el próximo mes de enero. Carod-Rovira hizo este anuncio en el transcurso de una visita oficial a la ciudad para participar en la inauguración de una exposición del pintor Joan Miró en el Museum of Modern Art (Moma).

Hace apenas una semana, el vicepresidente catalán y dirigente de ERC respondió a las críticas por la extensión de la red de «embajadas» de la Generalitat en plena crisis económica con la confirmación de que México y Argentina seguirán a Nueva York, bajo el argumento de que España «no cierra embajadas por la crisis».

En una conferencia pronunciada con motivo de los dos años del segundo tripartito, Carod identificó los ataques a la política exterior catalana con el hecho de que esa responsabilidad haya recaído en el máximo representante de ERC en el ejecutivo autonómico. El vicepresidente del ejecutivo catalán dejó claro que «no darán marcha atrás» y consideró que la política exterior «molesta a los que les molesta que Cataluña exista».