Garzón investiga una operación de Arenys que impulsó Luis García, el «cerebro» de la trama

EFE | ARENYS DE MAR (BARCELONA)
Actualizado:

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón investiga un convenio urbanístico en Arenys de Mar (Barcelona) con el que el presunto cerebro de la trama de corrupción destapada en Cataluña, Luis García conocido por el alias «Luigi» y ex parlamentario del Partido Sociaista de Cataluña (PSC), tenía previsto construir una promoción de viviendas.

Según ha explicado Xavier Febrer, en funciones de alcalde accidental en Arenys de Mar, Garzón requirió la semana pasada los expedientes relacionados con esa promoción de viviendas al consistorio, dirigido por PSC, ERC e ICV, que ayer mismo ya le envió la documentación requerida.

Esa operación urbanística investigada por la Audiencia Nacional se concretó durante la época en la que el Ayuntamiento de Arenys era gobernado por CiU y PP y el jefe de Planeamiento del consistorio era Genís Carbó, ex jefe de Planificación Territorial de la Generalitat y al que Garzón cita en su auto por haber cobrado 244.011 euros de Luis García a raíz del "pelotazo" de Sant Andreu de Llavaneres (Barcelona).

En concreto, dicha operación se basó en un acuerdo entre Luis García y la congregación religiosa de Villa Betania, por el que el empresario imputado se comprometía a ampliar la residencia católica a cambio de la titularidad de una finca edificable.

El acuerdo lo firmaron EDISAN, una de las filiales de Niesma que investiga Garzón por su implicación en un presunto "pelotazo" en Sant Andreu de Llavaneres, y la comunidad religiosa.

Ambas partes acordaron que el coste de las obras de ampliación de la residencia de la congregación se sufragaría con la cesión de los huertos de la finca, que desde el año 1984 son terrenos edificables.

Cuando las obras estaban ya en marcha, EDISAN se declaró en quiebra y las abandonó en septiembre de 2008, tras lo que fue Fomento de Construcciones y Contratas quien se hizo cargo de los trabajos de ampliación.

El anterior alcalde de Arenys, Miquel Rubirola (CiU), ha destacado hoy que en esa operación urbanística el ayuntamiento sólo intervino en la elaboración del estudio de detalle de la zona y obedeció a una "decisión legítima y exclusiva" de la comunidad religiosa.

En opinión de Rubirola, durante su mandato el trabajo de Genís Carbó en el consistorio de Arenys fue "positivo" y prueba de ello es, en su opinión, que el nuevo Plan General del municipio ha ido avanzando.

No obstante, Rubirola ha negado conocer durante su mandato la actividad privada de Genís Carbó a través de su asesoría.