El PNV ganaría las elecciones en el País Vasco con seis puntos de ventaja sobre Amaiur
El presidente del PNV, Iñigo Urkullu, el pasado 31 de enero en el Palacio de La Moncloa tras reunirse con Rajoy - efe
euskobarómetro

El PNV ganaría las elecciones en el País Vasco con seis puntos de ventaja sobre Amaiur

La «izquierda abertzale» se consolidaría como segunda fuerza, el PSE retrocedería y el PP subiría ligeramente, según el Euskobarómetro

vasco press
vitoria Actualizado:

El PNV aguanta el tirón de la izquierda abertzale y está en condiciones de volver a ganar con cierta claridad las elecciones autonómicas previstas para principios del próximo año. Una encuesta del equipo del Euskobarómetro de la Universidad del País Vasco (UPV) estima que el PNV sería en estos momentos primera fuerza con seis puntos de ventaja sobre una coalición integrada por la izquierda abertzale, Aralar y EA.

Esta coalición no lograría ser la candidatura más votada, aunque consolidaría los excelentes resultados obtenidos en las elecciones locales y generales del año pasado, y sería la segunda fuerza política en el Parlamento Vasco.

PSE y PP, con un retroceso en el caso de los socialistas y un ligero ascenso por parte de los populares, quedarían en franca minoría y no podría repetir pacto de gobierno.

El Parlamento Vasco tendría en consecuencia una sólida mayoría nacionalista, pero hay serias opciones también de que las fuerzas de izquierda sumen más escaños que las conservadoras. Otra de las conclusiones más relevantes de este estudio de intención de voto es la reducción de los partidos presentes en la institución legislativa.

UPyD y Ezker Batua dejarían probablemente de tener representación en la Cámara de Vitoria y los 75 escaños del salón de plenos quedarían repartidos entre cuatro grupos políticos: los nacionalistas del PNV, la coalición independentista liderada por la izquierda abertzale, PSE y PP.

Votos y escaños estimados

El PNV volvería a ganar las elecciones autonómicas con algo menos de 350.000 votos, el 30,7% de los sufragios y entre 22 y 23 escaños (la participación sería del 65%). Sería el partido más votado en Vizcaya con casi el 33% de las papeletas y 9 parlamentarios, el segundo en Guipúzcoa con el 27,7% de los votos y 7 representantes, y pugnaría por el segundo puesto en Alava con el 22,4% y 6 ó 7 escaños.

Estos números son sensiblemente peores que los obtenidos en 2009 cuando la izquierda abertzale quedó fuera los comicios, ya que entonces la formación jeltzale sumó 399.600 votos, el 38,6% de la totalidad de los sufragios válidos, y 30 escaños.

La coalición integrada por la izquierda abertzale, Aralar y EA ascendería hasta colocarse como segunda fuerza en el Parlamento Vasco con alrededor de 280.000 votos, el 24,7% del total, y entre 19 y 22 escaños. La candidatura independentista quedaría por lo tanto a casi 70.000 votos y seis puntos porcentuales del PNV, pero lograría confirmar el buen resultado de las municipales y forales, y las generales.

Concretamente, esta coalición electoral sería la lista más votada con una amplia diferencia en la provincia de Guipúzcoa con el 32,6% de los votos y 9 ó 10 asientos, ocuparía el segundo lugar en Vizcaya con el 22,6% de los sufragios y 5 ó 6 parlamentarios, y pelearía junto con PNV y PSE por ser segunda en el territorio histórico de Alava con algo más del 17% de las papeletas y también 5 ó 6 escaños.

El PSE sufriría un importante retroceso en relación con 2009. La encuesta estima que lograría unos 210.000 votos, el 18,6% del escrutinio, y 16 escaños (21,5% de votos y 6 escaños en Alava; 18,4% y 4 asientos en Vizcaya y 17,4% y 5 parlamentarios en Guipúzcoa) cuando hace cuatro años, es verdad que sin la izquierda abertzale en liza, fue segunda fuerza con más de 318.000 votos y 30% de los sufragios. La encuesta estima, por lo tanto, que los socialistas perderían casi 100.000 votos.

El PP mejoraría algo sus resultados respecto a 2009, pero no conseguiría el tirón social suficiente para superar al PSE como sucedió en el periodo en el que José María Aznar fue presidente. Los populares sumarían 175.000 votos, el 15,4% de las papeletas y 14 escaños frente a los 146.148 sufragios, 14,1% del total y 13 parlamentarios de las últimas elecciones: ganaría casi 30.000 votos y un escaño.

EB correría serio riesgo de perder el único parlamentario de que dispone en la actualidad: lograría 35.000 votos, el 3,1%, y la encuesta le otorga una horquilla de entre 0 y 3 escaños. Las dudas no existen en el caso de Unión, Progreso y Democracia (UPyD) que, según esta encuesta, no obtendría representación a pesar de recibir 20.000 votos (1,8%).

Las estimaciones de intención de voto y reparto de escaños de esta encuesta están basadas en 1.200 entrevistas a domicilio realizadas entre los días 25 de noviembre y 19 de diciembre de 2011 a otros tantos ciudadanos vascos mayores de edad (400 entrevistas en cada uno de los tres territorios históricos). El error muestral es del 2,82% en el conjunto de la muestra y del 4,89% para los datos provinciales.