Gallardón destituye fulminantemente al director de Telemadrid por un programa sobre ETA

La emisión en Telemadrid la noche del lunes de un programa sobre ETA, en el que se vertían opiniones a favor de la banda terrorista por parte de dirigentes de EH, Elkarri o Gestoras Pro Amnistía, le ha costado el cargo a su director, Silvio González. El presidente Ruiz-Gallardón destituyó de su cargo a González porque el espacio no era «beligerante» con el terrorismo.

MADRID. Mayte Alcaraz
Actualizado:

En horario de máxima audiencia, las nueve y media de la noche del pasado lunes, Telemadrid emitía un reportaje titulado «Los caminos de Euskadi», trufado de opiniones sobre ETA y la situación política en el País Vasco. Menos de veinticuatro horas después, el presidente de la Comunidad de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, destituía fulminantemente al director general del ente público, Silvio González, como consecuencia del contenido de ese espacio.

Desde el Gobierno de Madrid tan sólo se emitió una escueta nota en la que se anunciaba «la petición» del presidente al director de RTVAM para que presentara su dimisión «a consecuencia» de la emisión de ese programa de actualidad. El espacio, en el que se analizaba desde un prisma político la situación del País Vasco, recogía opiniones de diversos dirigentes, entre ellos los representantes de EH, Arnaldo Otegui, de Gestoras Pro Amnistía, Zulen Zelarain o Elkarri, Jonan Fernández.

Aunque oficialmente la Comunidad no quiso valorar el contenido de este espacio, lo cierto es que desde fuentes cercanas a Gallardón se consideró «necesaria» la medida, dado que, a juicio del presidente de la Comunidad, «el terrorismo es un asunto de Estado con el que hay que comprometerse y con el que no se puede nadie mantener indiferente».

IMAGEN DE PAÍS BUCÓLICO

Desde las mismas fuentes se dijo también que en el reportaje «faltaba beligerancia y compromiso contra los asesinatos, ya que no se puede presentar al País Vasco como un país bucólico con escenas de lluvia y melancolía». Desde el Gobierno regional se «echó en falta» en el citado espacio «imágenes de la extorsión que se hace en el País Vasco, o de asesinatos». «¿Dónde estaba -se preguntaban- la quema de cajeros y las agresiones al pueblo vasco?»

Por su parte, según ha sabido ABC, la inclusión de declaraciones a favor de ETA, de la excarcelación de sus presos y veladas amenazas lanzadas por Otegui contra los madrileños a los que se les aconsejaba apoyar la autodeterminación para «recuperar el clima de distensión» perdido, constituyeron otra de las razones para esta destitución, que sorprendió a todos los dirigentes regionales. Entre ellos, al propio Silvio González, que conocía su destitución o «dimisión inducida» a primera hora de la tarde de ayer. El ya ex director general del ente público, que fue nombrado por Gallardón en 1998, reconoció haber visionado con anterioridad el reportaje que consideró «correcto y resultado de una amplia visión del País Vasco».

Sin embargo, en el Gobierno autonómico madrileño no «sentó nada bien» el que en un espacio de esas características, emitido por la televisión pública, se equiparara en «peso e importancia» tanto a los que apoyan a los asesinos como a las víctimas de ETA. «Una visión distorsionada y poco adecuada a la realidad social vasca» es como fue considerada por el Ejecutivo madrileño la emisión de este reportaje, dirigido por Imma Aguilar.

El programa, de media hora de duración, intercalaba decenas de opiniones de diversos representantes políticos así como de portavoces de organizaciones sociales y periodistas. Partía de la disyuntiva que existe entre los que defienden la nomenclatura de «País Vasco» -entre los que se citaba a los partidos constitucionalistas- y aquellos defensores de la independencia partidarios de llamar a este territorio «Euskalherria». Colgada de esta «percha» el reportaje desgranaba, además de las opiniones de los dirigentes «abertzales», las de representantes del PP, como Carlos Iturgaiz o Gabriel Cisneros; del PSOE, como Ramón Jáuregui y la ex secretaria de Estado, Margarita Robles; del PNV, como Iñaki Anasagasti o Joseba Eguibar; de IU, como Javier Madrazo; de EA, como Begoña Lasagabatur; portavoces de Víctimas del Terrorismo y del Foro de Ermua, así como historiadores y periodistas.

«AUTODETERMINACIÓN»

Mientras dirigentes como Jáuregui e Iturgaiz hacían un análisis del deterioro de la convivencia en el País Vasco, tras el Pacto de Estella, Otegui defendía la «autodeterminación», con las siguientes palabras: «¿Que en qué puede beneficiar a los españoles la autodeterminación del pueblo vasco? Pues en muchas cosas. Por ejemplo, a los madrileños les puede devolver la distensión que han perdido».

Asimismo, en el curso de este espacio el dirigente de EH equiparaba «Udalbitza» a la Federacíón de Municipios Españoles y advertía al PNV de que «no está ungido para gobernar siempre» para exponer su «programa político» que se transformaría en la «aplicación de un modelo socialista».

Por otro lado, otro de los representantes «abertzales» en tomar la palabra, Zulen Zelarain, de Gestoras Pro Amnistía, defendía que «el acercamiento de presos es importante para sosegar el clima de la sociedad». Por su parte, Jonan Fernández, portavoz de Elkarri, solicitó la «amnistía y excarcelación de todos los presos políticos vascos».

PREVISTA LA REPETICIÓN

Aunque la emisión de este programa se producía habitualmente en horario de madrugada, los responsables de la programación decidieron ofrecerlo en el mejor horario de la cadena, rompiendo así la tradición de los lunes de emitir ofertas de entretenimiento y ficción. «Treinta minutos», uno de los programas más veteranos de la cadena autonómica, fue el reportaje elegido para comenzar esta arriesgada apuesta del canal por temas informativos estrictamente ligados a la actualidad. De hecho, hasta ayer mismo Telemadrid tenía previsto repetir el reportaje en la madrugada del próximo viernes.

REACCIONES

Pero la noticia de la destitución del director general de Telemadrid, Silvio González, cayó ayer como una bomba en la oposición, sindicatos y en el propio ente público. Lo más criticado fue que el cese lo forzase el Gobierno regional y no el Consejo de Administración de la cadena. Por ello, el PSOE pedirá la comparecencia urgente de Alberto Ruiz-Gallardón para que explique qué se esconde tras lo ocurrido.

Las reacciones por la dimisión de Silvio González corrieron como la pólvora. «Me suena a naftalina y a censura política, lo que es muy grave y supone un paso más para dejar sólo a Alberto Ruiz-Gallardón», indicó el portavoz del grupo PSOE-Progresistas en la Asamblea, Pedro Sabando. Por su parte, el coordinador del grupo parlamentario regional de IU, Fernando Marín, resaltó que la dimisión la haya promovido el mismo que hace dos años propuso su nombramiento en el cargo. Sobre la gestión de González, le culpó de la excesiva comercialización de la cadena». Finalmente, el PP se limitó a decir que respetaba y apoyaba la decisión de Gallardón.