Gales reforma la ley para convertir a todos sus ciudadanos en donantes de órganos, siempre que en vida no expresen lo contrario

Catorce muertes al año esperando un órgano y una lista de espera para ser transplantado de más de 200...

Actualizado:

Catorce muertes al año esperando un órgano y una lista de espera para ser transplantado de más de 200 pacientes han llevado al Gobierno de Gales a cambiar la ley. Para convertir a todos los galeses en donantes de órganos. Antes, debían inscribirse en un registro, como en el resto del Reino Unido y otros países del norte de Europa o América. A partir de ahora, si no quieren dar sus órganos, tendrán que expresarlo en vida. Lo han hecho ya 86 mil ciudadanos, un 3% de la población de Gales. Sorprende, cuando no debería. Al menos, en España. Donde todos somos donantes por ley desde 1979, siempre que antes de morir no expresemos lo contrario. En eso fuimos pioneros, y por ello, hoy somos líderes. Más de 4.300 trasplantados gracias a casi 1.700 donantes el año pasado. Entonces, ¿para qué el consentimiento familiar? Para concienciar y para generar apoyo social a las donaciones. En España, entre un 15 y un 20% de las familias rechaza dar los órganos de un familiar fallecido. La genero-sidad del resto, salva muchas vidas.