Al frente de un imperio

F. J. POYATO/A. R. VEGACÓRDOBA. José Romero González, que el lunes por la noche se dejaba ver en la clausura del curso de la Cátedra Prasa y Universidad de Córdoba para la Empresa Familiar, fue

F. J. POYATO/A. R. VEGA / CÓRDOBA
Actualizado:

José Romero González, que el lunes por la noche se dejaba ver en la clausura del curso de la Cátedra Prasa y Universidad de Córdoba para la Empresa Familiar, fue detenido ayer en el domicilio social de su empresa, según confirmaron a ABC fuentes policiales, si bien se especuló con que pudo suceder en su domicilio particular de El Brillante.

La asesoría jurídica de Prasa no quiso responder en un principio a los requerimientos de ABC y se limitó a precisar que «la situación no es la mejor, y esperemos, cuando todo se vaya aclarando, salir a valorar lo ocurrido». Horas después, tras conocerse que Romero pasaría ante el juez, Prasa emitía un comunicado con el siguiente tenor literal: «Grupo Prasa, ante los hechos acontecidos durante el día de hoy, pone en conocimiento que José Romero González, presidente de dicho Grupo, ha sido llamado a ampliar información sobre la actividad inmobiliaria de esta compañía a lo largo de los últimos años en el municipio de Estepona».

Afectados pero tranquilos

Los familiares del empresario de Torrecampo, que dirige uno de los grupos más relevantes de España, primera promotora andaluza y referente empresarial muy considerado, se encontraban ayer muy afectados. Pese a ello, aseguraron estar «tranquilos, ya que se está revisando muchísima documentación por sus abogados».

El Ayuntamiento de Estepona estuvo gobernado desde el 14 de junio de 2003 por una coalición presidida por Barrientos e integrada por el PES -grupo de ex componentes del GIL- e Izquierda Unida, a la que se sumaron después el Partido Andalucista (PA) y de la que acabó marchándose IU. El GIL había gobernado con mayoría absoluta la localidad entre 1995 y 1999 con Jesús Gil Marín, hijo del fallecido presidente del Atlético de Madrid, como alcalde.

Varios son los puntos de unión, por ahora conocidos, que mantiene Prasa con Estepona. De partida, una promoción residencial de 190 viviendas en Playa Ángel y otra bolsa de suelo adquirida en fechas recientes a la promotora cordobesa ÑXXI, denominada Miraval.

Por otro lado, Prasa cuenta en propiedad con un polémico solar, junto a la populosa Playa de la Rada, que ha sido objeto de una década de litigios y protestas ya que iba a albergar un hotel (Hotel Playa Estepona) promovido en época del GIL que invadió dominio público hidráulico, se excedió en la edificabilidad permitida por el PGOU de Estepona, y que desde abril se está demoliendo.

En 1999, Prasa a través de la sociedad Estepona Beach 2000, se hizo con el hotel y obtuvo la licencia, que sufrió una serie de modificaciones como el aumento de 5.000 a 22.000 metros cuadrados. La ejecución del hotel se paralizó en 2003 y tras años de negociaciones se acordó compensar a Prasa con más edificabilidad en sus otros suelos (se habla de unas plusvalías de 60 millones de euros) y una disminución del 70% de la edificabilidad en el solar del hotel, que iba a dedicar ahora a viviendas en tres plantas.

En 2003, grupos políticos del Ayuntamiento de Estepona denunciaron que Prasa había hecho «donaciones» de 300.000 euros al Consistorio para pagar nóminas municipales.

Gracias a esa estrategia visionaria, capaz de anticiparse al pinchazo de la burbuja inmobiliaria, Prasa está considerada hoy como la mayor promotora de la provincia, se ha metido entre las diez empresas líderes con 396 millones de euros de ingresos en 2005 -según un informe de la Junta y Unicaja- y se ha colocado entre los cinco primeros grupos promotores de España en volumen de negocio, alcanzando una facturación de 755,81 millones de euros en 2007, con 2.716 empleados y 45.000 viviendas entregadas desde que el padre del actual presidente fundara su pequeña empresa en 1961.

Los inicios, en Portugal

No hay sector donde el grupo cordobés no haya plantado sus reales, casi siempre con más luces que sombras. Todo empezó en El Algarve portugués, donde desarrolló a principios de la década media docena de Promociones. Para afianzar su posición adquirió por 360 millones el 50% de la firma turística Lutort, que comparte con el Grupo Inmobiliario de Caixa Catalunya (Procam) y anunció recientemente la inversión de 955 millones de euros para construir 2.490 viviendas en Vilamoura. Poco a poco, fueron cuajando operaciones inmobiliarias en Rumanía, Polonia, Marruecos y Brasil.

El grupo Prasa cuenta con más de 70 firmas de áreas diversas -que van desde los materiales de la construcción a la actividad cinegética y ganadera-. Aparte de la promoción de viviendas, uno de sus principales campos de especialización son los servicios asistenciales a mayores, a través de Sanyres. Buque insignia de este negocio es su proyecto para construir un hospital, un hotel y una zona para consultas externas en el futuro parque tecnológico Rabanales 21, donde prevé invertir 90 millones.

Su obra social se reparte entre el deporte -tiene el 96,5% del Córdoba CF y patrocina el balonmano en Pozoblanco- y la cultura a través de una fundación. Además, se ha hecho con un importante fondo de obras del pintor Julio Romero. En Torrecampo, donde hunde sus raíces la familia Romero, espera levantar un museo.