En primer término, el comandante Francisco Marín Núñez
En primer término, el comandante Francisco Marín Núñez

Francisco Marín, el «Solo» que estaba orgulloso de pintar la bandera de España en el cielo

El comandante fallecido al estrellarse su avión C-101 en aguas del Mediterráneo tenía 42 años y era actualmente instructor de vuelo de los futuros pilotos en la Academia General del Aire de San Javier

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El comandante Francisco Marín Núñez, de 42 años y de la LI Promoción del Ejército del Aire, perdía la vida este lunes tras precipitarse el avión C-101 que pilotaba a las aguas del Mar Mediterráneo frente a la localidad de La Manga (Murcia), según han confirmado a ABC fuentes de la investigación.

Nació el 11 de octubre de 1976 en Murcia, región en la que residía con su mujer y su hijo pequeño. Había sido condecorado con la Cruz al Mérito Aeronáutico, la Cruz de San Hermenegildo y una Medalla OTAN, entre otros.

Según informaron fuentes del Ministerio de Defensa a ABC, en la actualidad, el comandante Marín era instructor de vuelo de los futuros pilotos en la Academia General del Aire de San Javier. Ingresó en esta academia en 1995 y, tras graduarse, prestó servicios como piloto en diversas unidades del Ejército del Aire (ALA 14, ALA 23, MALOG, Academia General del Aire, entre otros).

Además, fue miembro de la patrulla acrobática Águila del Ejército del Aire, hasta la temporada pasada. En su dilatada carrera había acumulado 3.300 horas de vuelo en las distintas unidades en las que había estado destinado, 1.400 de ellas en el C-101. Por otro lado, el piloto estuvo destinado en la base española de Herat en Afganistán en 2008.

Durante los últimos años, Marín pilotaba el avión «Solo» de este emblemático equipo, con el que realizaba las maniobras más arriesgadas. En el desfile del Día de la Fiesta Nacional se caracterizan por pintar en el cielo los colores de la bandera de España. En una entrevista con ABC hace tres años, el comandante Marín explicaba que los pilotos de la Patrulla Águila son «embajadores de España»: «Pintar nuestra bandera en los cielos por donde vamos es un orgullo».

Su Majestad el Rey, el Presidente del Gobierno y la ministra de Defensa han traslado sus condolencias a la familia y al Ejército de Aire y ha agradecido la colaboración ciudadana desde que se conoció el siniestro esta mañana.

Por su parte, el Ejército del Aire ya ha puesto en marcha una investigación para conocer los motivos que han dado lugar al accidente.