El etarra «Karaka»
El etarra «Karaka» - ABC

Francia entrega al etarra «Karaka» para cumplir la pena por el asesinato de Tomás y Valiente

Jon Bienzobas Arretxe se enfrenta a 266 años de cárcel en España correspondientes a cuatro condenas impuestas en 2007

MadridActualizado:

El etarra Jon Bienzobas Arretxe, «Karaka», ha sido entregado por Francia para cumplir en España las cuatro condenas que le fueron impuestas en 2007 -y que suman 266 años de cárcel- por varios atentados, entre ellos el del expresidente del Tribunal Constitucional Francisco Tomás y Valiente en 1996.

Tras pasar 13 años en prisión en Francia, este histórico etarra -que integró los comandos Vizcaya y Madrid, entre otros-, se encuentra ya en la prisión madrileña de Soto del Real para cumplir las cuatro condenas que le impuso la Audiencia Nacional cuando fue entregado temporalmente en 2006 para ser juzgado en España.

Una de ellas es la del asesinato a tiros del jurista Francisco Tomás y Valiente en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid, el 14 de febrero de 1996, unos hechos por los que fue condenado a 30 años de cárcel.

A los mismos años le condenó la Audiencia Nacional por asesinar a Rafael San Sebastián Flechoso, un vecino de Getxo (Vizcaya), el 10 de junio de 1990 de varios disparos cuando se encontraba desayunando en una cafetería de esa localidad.

En 2007 también fue sentenciado a 20 años de cárcel por los delitos de depósito de armas de guerra y tenencia de explosivos cuando militaba en el sangriento comando Madrid y a 186 años de prisión por un atentado frustrado con un coche bomba contra un minibus del ejército en 1994 en Madrid.

Si bien en total las penas suman más de 200 años de prisión, «Karaka», de 48 años, únicamente pasará un máximo de 30 años en la cárcel.

Bienzobas comenzó en la banda terrorista en el comando Vizcaya y después pasó a integrar el comando Madrid desde 1994 hasta 1997.

Dos años después fue detenido en Pau (Francia) y en 2005 fue condenado por un tribunal parisino a 18 años de cárcel por el robo en 1999 de más de ocho toneladas de dinamita en Plévin, en el noroeste de Francia