Pintadas de lazos amarillos en el mobiliario urbano de la vía pública, en el barrio de Sants de Barcelona - EFE

La Fiscalía investiga si los Mossos actuaron como la «policía política» de Torra

Da 15 días a los Mossos d’Esquadra para aducir qué criterios se siguieron, mientras la Generalitat le dice a Marlaska que la seguridad es su competencia exclusiva

BarcelonaActualizado:

La Justicia ya ha movido ficha en relación a la polémica política y callejera de los lazos amarillos. La Fiscalía Superior de Cataluña ha exigido explicaciones a los Mossos d’Esquadra por las sucesivas identificaciones efectuadas durante el mes de agosto, en varias localidades de la provincia de Tarragona, de personas que estaban arrancando lazos amarillos y retirando otros símbolos partidistas de la causa independentista o de apoyo a los políticos presos catalanes. El fiscal pretende saber si los Mossos se extralimitaron y actuaron por motivos ideológicos, en definitiva, si tal y como denuncia la oposición, el cuerpo está actuando como una «policía política» a las órdenes del presidente Quim Torra y el independentismo.

Todo parte de un escrito que el exdiputado de Ciudadanos y presidente de la asociación Impulso Ciudadano, José Domingo, remitió al ministerio público. Hacía alusión a la identificación, por parte de los Mossos, de 14 personas -calificados de «individuos» en la nota de prensa- en las localidades de Mora la Nova, Tivissa y Vandellós, señaladas como «posibles autores de daños al dominio público». Fue entre el 17 y el 24 de agosto. El exdiputado consideraba que la actuación de los Mossos pudo haber sido «arbitraria, carente de fundamento legal y discriminatoria».

El ministerio fiscal interviene tras la denuncia presentada por la asociación Impulso Ciudadano

El ministerio público ya se ha puesto manos a la obra «para el esclarecimiento de los hechos». Ayer, el teniente fiscal Pedro Ariche -en funciones de fiscal superior- abrió una investigación sobre el asunto y ordenó las primeras diligencias que, esencialmente, pasan por que el comisario jefe de los Mossos dé explicaciones de lo ocurrido. A los hechos acaecidos en Mora la Nova, Tivissa y Vandellós, el fiscal ha añadido a la investigación el episodio más reciente. La identificación por parte de los Mossos este fin de semana, de varias personas, incluido el periodista Arcadi Espada, por pintar de rojo un lazo amarillo en una rotonda de la Ametlla de Mar, también en la provincia de Tarragona.

«Simbología partidista»

El fiscal ha dado 15 días al comisario jefe de los Mossos para aportar toda la documentación. En primer lugar, quiere que la Policía catalana identifique a los agentes que llevaron a cabo esas actuaciones y que explique «los motivos concretos» de esas intervenciones. También deberá detallar qué diligencias se practicaron y si en algunos de los casos los Mossos presentaron denuncias por vía judicial o se iniciaron expedientes sancionadores, ya que la Consejería de Interior de la Generalitat había aludido a posibles multas de entre 601 y 30.000 euros por unas infracciones que calificaba de graves, mencionando una posible infracción de la ley de Seguridad Ciudadana, también conocida como «ley mordaza».

Idéntica orden ha dado el fiscal al alcalde del Ayuntamiento de L’Ametlla de Mar, el independentista Jordi Gaseni Blanch (ERC), por lo que aconteció en la localidad la noche del 24 de agosto, pues la Policía Local colaboró con los Mossos en esta actuación, con lo que también deberán ser identificado los agentes municipales. El alcalde Gaseni calificó de «bichos» a los identificados. Además de intentar saber los detalles de estas acciones concretas de la Policía catalana, el fiscal exige explicaciones «sobre las pautas o criterios de actuación» que los Mossos siguen «con relación a eventuales actuaciones de retirada de simbología partidista reivindicativa de la vía pública por parte de particulares». Y, también, que le comunique si los Mossos han llevado a cabo otras «actuaciones de la misma naturaleza».

La intervención de la Fiscalía sirvió para que los partidos secesionistas y el gobierno catalán redoblaran las críticas ante lo que consideran que es un intento de criminalizar tanto a los Mossos como al independentismo en general. Desde Waterloo, el presidente Quim Torra calificó de «errónea» la decisión del ministerio fiscal. «¿Cómo puede ser que la Fiscalía no investigue los hechos del 1 de octubre?, ¿que no investigue a los asistentes al Valle de los Caídos que cantan himnos franquistas y en cambio se atrevan a investigar a los Mossos que hacen su trabajo?», apuntó Torra.

El consejero Buch desaira a Marlaska, que pidió abordar la polémica en la Junta de Seguridad

«Hacían su trabajo correctamente, porque delante de un grupo que actúa de noche, con armas blancas, cualquier policía del mundo actuaría así», apuntó en relación a las identificaciones de Tarragona. Además de defender a los Mossos, el independentismo salió ayer en tromba contra el PP, y de manera particular Ciudadanos, por denunciar como una agresión con motivaciones políticas lo sucedido el sábado en Barcelona, cuando una mujer fue agredida por quitar lazos amarillos, según la versión de la víctima. Hay «una ingeniería de confrontación» que está usando «todos sus recursos, hasta los mediáticos» e «intoxicando con hechos y fotografías falsas» para crear una «fractura», apuntó el expresidente. «Están flirteando con la violencia».

A modo de advertencia, el consejero de Interior, Miquel Buch, se opuso en una carta al ministro Fernando Grande- Marlaska a que en la próxima Junta de Seguridad aborde la polémica de los lazos amarillos, tal y como había reclamado el segundo. En este sentido, Buch recordó que «la convivencia en el espacio público» es una competencia exclusiva de la Generalitat. La delegada en Cataluña, Teresa Cunillera, pidió a Torra la necesidad «aislar aquellas actuaciones» que «malmetan el marco de convivencia».