Manifestación contra la sentencia de «La Manada», en 2018
Manifestación contra la sentencia de «La Manada», en 2018 - ABC

La Fiscalía define como «muy inquietante» el aumento de las agresiones sexuales en grupo

En 2018, cuando 49 mujeres murieron a manos de sus parejas o exparejas, hubo 166.961 denuncias por violencia de género

MadridActualizado:

La memoria anual de la Fiscalía General del Estado, presentada este lunes en el Tribunal Supremo, alerta del «muy inquietante» aumento de «los delitos de naturaleza sexual ejercida en grupo» entre los jóvenes. Lo define como «un fenómeno que guarda relación con el uso de la pornografía a través de las redes, donde se representa a la mujer cosificada». Además, las nuevas tecnologías, según el Ministerio Público, están produciendo «un importante cambio social» que «influye necesariamente en la forma de manifestarse la violencia».

En concreto, la memoria habla de «nuevas vías de control, persecución o acoso con un resultado que, en muchos casos, es más extenso, dañino y duradero y contra el que es más dificil luchar». Son «nuevas situaciones de dominio y maltrato, físico y psicológico, del varón sobre la mujer que constituyen la esencia de la violencia de género», subrayan.

Estas conclusiones, presentadas hoy por la Fiscalía General del Estado en el acto de apertura del año judicial, se encuentran en una memoria anual que también recoge que en 2018 hubo 166.961 denuncias por violencia de género, un 0,4 por ciento más que en 2017. Un 10,94 por ciento de las víctimas —17.347— decidieron no declarar a pesar de haber denunciado, lo que en muchos casos llevó al sobreseimiento. Un dato que destaca el Ministerio Público es que solo el 0,46 por ciento de las denuncias fueron presentadas por familiares «a pesar de que el 81 por ciento de las víctimas reconocieron que habían contado su situación alguna vez».

Los datos relativos a las denuncias falsas también son muy llamativos. En 2018 solo se abrieron 14 expedientes por este motivo, de los cuales uno ha acabado en sentencia condenatoria y otro en un sobreseimiento provisional. Los otros 12 —que siguen en tramitación— y el que ha finalizado con una condena suponen solo un 0,007 por ciento de las 166.961 denuncias presentadas el año pasado.

Ocho menores muertos y 40 huérfanos

49 mujeres murieron en 2018 a manos de su pareja o expareja. De ellas, 32 eran españolas y 17 extranjeras. A estas cifras hay que sumar otras 13 «víctimas colaterales» fallecidas o lesionadas en mayor o menor medida, entre las que están ocho menores de edad asesinados por su padre. Además, el año pasado hubo otros 56 ataques «que pusieron en riesgo concreto y grave la vida o la integridad de la mujer».

La Fiscalía destaca «la brutalidad en los medios empleados o en la forma de dar muerte a la víctima», un «rasgo de identidad que acompaña a estos delitos». «Con frecuencia, la violencia y el número de heridas ocasionadas es superior a la necesaria para causar la muerte, pues lo que se busca es precisamente infligir el mayor daño posible», señala.

Con respecto a las 62 condenas por delitos contra la vida dictadas el año pasado, la víctima tenía hijos menores con el agresor en 16 casos. A 11 de ellos les retiraron la patria potestad y a los restantes se les impuso una orden de alejamiento. La Fiscalía «siente la máxima preocupación por los hijos menores que se han quedado huérfanos» —una cifra que en 2018 fue de 40, un 48 por ciento más que en 2017—, pero también «por los hijos menores de mujeres maltratadas, que son igualmente víctimas y que deben ser objeto de atención, protección y asistencia».