El presidente de la asociación independentista Òmnium Cultural, Jordi Cuixart durante el juicio del «procés»
El presidente de la asociación independentista Òmnium Cultural, Jordi Cuixart durante el juicio del «procés» - EFE

La Fiscalía apoya que Cuixart salga de prisión para el nacimiento de su hijo

El Ministerio Público reclama “medidas de seguridad” ante el riesgo de fuga

Actualizado:

La Fiscalía del Tribunal Supremo ve razonable que Jordi Cuixart salga de la cárcel, con un permiso temporal, para asistir al nacimiento de su hijo, previsto para el 22 de septiembre.

En un informe firmado por el fiscal Javier Zaragoza, el Ministerio Público solicita al Tribunal Supremo que autorice la visita del líder secesionista, que se encuentra en prisión preventiva en la cárcel de Lledoners (Barcelona), a la espera de la sentencia del «procés». Está en la cárcel desde el 16 de octubre de 2017, cuando comenzó el caso.

La Fiscalía ha expresado su posición tras ser preguntada por los jueces, que recibieron la solicitud de Cuixart, presidente de Òmnium Cultural y que se enfrenta a 17 años de prisión por su rol en el plan secesionista ilegal. El Ministerio Público le atribuye el delito de rebelión, uno de los más graves del Código Penal, por empujar hacia la independencia por las vías ilegales, alentando una insurrección de la sociedad catalana contra el Estado.

«La situación que plantea el solicitante encaja en los supuestos legalmente previstos que justifican la concesión de un permiso extraordinario. Para tales fines está prevista la concesión de permisos extraordinarios de salida, en las condiciones y con la duración que las circunstancias del caso aconsejen», explica el Ministerio Público, que cita los artículos 47 y 48 de la Ley General Penitenciaria, que incluyen el nacimiento de un hijo entre los motivos de un posible permiso.

Riesgo de fuga

Aun así, la Fiscalía argumenta que la hipotética salida puntual de Cuixart debe llevarse a cabo con «las medidas de seguridad adecuadas», pues otros procesados en la misma causa se fugaron para esquivar a la Justicia.

Se refiere el Ministerio Público al caso del expresidente Carles Puigdemont, los antiguos consejeros regionales Toni Comín, Lluís Puig y Clara Ponsati, y las líderes secesionistas Marta Rovira y Anna Gabriel. Ninguno de ellos ha rendido cuentas ante la Justicia puesto que se fugaron para evitar su comparecencia ante el juez que dirigió la investigación, Pablo Llarena.

«Todos ellos cuentan con el soporte de una infraestructura bastante para conseguir la sustracción a la acción de la justicia», alega la acusación pública sobre los recursos del secesionismo catalán para posibilitar la fuga. Ese riesgo de huir motiva el encarcelamiento preventivo de los nueve presos del «procés», antes del fallo.

El Ministerio Público reclama que la salida tenga lugar «con la duración y las condiciones que las circunstancias concretas del caso demanden», dejando los detalles en manos del Supremo. Se prevé que la Sala de Vacaciones resuelva la petición del preso.

Cuixart, de 44 años, solicitó que el permiso se extienda a todos los días que dure la hospitalización de la madre; una petición que la Fiscalía pide que se estudie en el momento del nacimiento, según las circunstancias. El líder independentista ingresó en prisión en 2017 solo unos meses después de la llegada de su primer hijo.

La Fiscalía considera que Cuixart fue el responsable junto a Jordi Sànchez de uno de los tres pilares del «procés», el de las movilizaciones en la calle para desbordar al Estado. Sostiene que los acusados llevaron a cabo un plan organizado para lograr la secesión, con violencia e intimidación, lo que incluyó la celebración de un referéndum ilegal y la declaración unilateral de inependencia. La sentencia se espera para finales de septiembre.