Firmas para opinar

El Defensor del Pueblo, Enrique Múgica, recuerda y advierte que él sí puede plantear recurso de inconstitucionalidad al Estatuto

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

CHARO ZARZALEJOS

MADRID. Los asiduos a estos desayunos detectacmos enseguida el ambiente. El de ayer, en el Fórum Europa, era de lleno total y, desde luego, de expectación. Mucha expectación porque Mariano Rajoy, de manera deliberada, había guardado silencio. Subió a la tribuna y desgranó el contenido de las enmiendas que, «una a una», va a plantear ante la Comisión Constitucional. Desde Génova se había avisado de «un discurso importante». Por un momento la intervención parecía caerse porque, en grandes líneas, ya se conocía su posición. Pero llegó la sorpresa en forma de iniciativa popular para que «los españoles opinen». Desde hoy, el PP va a recoger firmas -«quiero millones», diría Rajoy fuera del acto-, que es tanto como movilizar al partido y renunciar, como algunos podrían haber sugerido, a sacar a la gente a la calle. «Lo mío es el debate», ha dicho muchas veces. Y va de cabeza a él. «Vamos a defender una a una todas nuestras enmiendas».«Espero que sea un debate con luz y taquígrafos» sobre un acuerdo «que todavía no conocemos» y que en todo caso responde al hilo conductor «de la estrategia del PSOE que es el debilitamiento del Estado». No se centró de manera especial en el asunto de la financiación, que no le gusta y que cree que tendría «efectos letales» si se generaliza. «Voy a hablar y a defender cuestiones que la gente entiende». El ejemplo fue el niño de Badalona que no puede estudiar en castellano, o la obligación de etiquetar en catalán cuando hace años «en Torremolinos había carteles en las tiendas diciendo que se hablaba en castellano. ¿Y qué?». Va a preguntar quién va a mandar en los inspectores de Hacienda en Cataluña y qué va a pasar con el marco de relaciones laborales. Escuchaban Santiago de Ybarra, José María Bergareche, Alejandro Echevarría, Iñigo Oriol, Ignacio Galán, Ana Botella, Fidalgo, Ruiz- Gallardón, Luisa Fernanda Rudí...

Antes de todo esto quiere que conste en el Estatuto que la soberanía reside en el pueblo español. Enmiendas, muchas enmiendas y como no se acepta que esto es una reforma constitucional, «por lo menos que los españoles puedan opinar». ¿Cita con Zapatero? Si el presidente le llama, él va pero «¿qué me va a decir? ¿Qué me va a decir si ha preferido a ERC?» Josep Piqué le escuchaba con gesto austero. «Estoy harto de que me den golpes por todas partes». «El señor Piqué ha defendido las posiciones del PP en Cataluña. Es el líder del PP en Cataluña y tiene mi pleno apoyo»,afirma Rajoy. Ángel Acebes ayer no habló con Piqué pero sí dijo que él siempre estaba de acuerdo con todo lo que decía el señor Rajoy. «Ya veremos, ya veremos», afirmaba Piqué que si bien agradeció las palabras de Rajoy se mantenía en el ya veremos porque «esto es muy duro». Ayer mismo por la tarde se reunían. Rajoy no deja que se vaya.

Y serán Rajoy, Acebes y Zaplana quienes lleven el peso del debate. Hoy, el portavoz se reúne con Pérez Rubalcaba. Zaplana irá sin papeles. A escuchar y a decir que a estas alturas,cuando ya está todo medio hecho -«no han cerrado nada», advierte Rajoy- el PP va a defender sus posiciones en donde hay que hacerlo. Y Mariano Rajoy insiste: «El gobierno, si quiere, tiene una oferta entregada desde enero y por escrito». Y leyó el pacto del Tinnel.«Me gustaría que algunos se pusieran en nuestro lugar».

A su aire, Enrique Múgica, Defensor del Pueblo. Está a la espera del texto definitivo «y entonces veremos, pero recuerdo que soy una de las cuatro instituciones que tiene legitimidad para poner recurso de inconstitucionalidad cuando lo considere». Dicho queda.