Más de cuatro mil personas se manifestaron en Puertollano

Fidalgo y Méndez increpados en Puertollano en el homenaje a las víctimas del accidente de Repsol

Puertollano. Agencias
Actualizado:

   Más de 4.000 personas asistieron hoy en Puertollano a la concentración convocada por CC.OO. y UGT en homenaje a las víctimas del último accidente de Repsol y que contó con la presencia de los máximos dirigentes de ambas centrales, José María Fidalgo y Cándido Méndez, que fueron increpados por los trabajadores de las empresas subcontratadas por la compañía petrolífera.

    Los secretarios generales de CC.OO. y UGT sufrieron continuas

agresiones verbales durante la concentración y, en el caso de

Cándido Méndez fue zarandeado, cuando abandonaba el acto, por un

grupo de trabajadores de empresas subcontratadas, a las que

pertenecían las seis víctimas mortales del accidente del pasado

jueves.

    La concentración se inició sobre las ocho de la tarde, en la

céntrica Plaza de la Concha de la Música, en medio de fuertes

divergencias entre las centrales sindicales convocantes y los

trabajadores de las empresas subcontratadas, que esta mañana

decidieron de "motu propio" secundar tres jornadas de huelga, para

pedir mayores medidas de seguridad en el complejo petroquímico.

    Durante la lectura del comunicado conjunto de CC.OO. y UGT, se

oyeron silbidos y se lanzaron diversos objetos contra los dos

sindicalistas encargados de leer el manifiesto, al tiempo que se

profirieron gritos de "unidad, unidad" por parte de los trabajadores

de las subcontratas, que llamaron "sinvergþenzas" a Fidalgo y

Méndez.

    En declaraciones a los periodistas, Méndez señaló que "por parte

de las centrales sindicales, lo que debe hacerse con más ahínco,

determinación y, sobre todo, con serenidad es trabajar en la

comisión de investigación, aportar todos nuestros argumentos y

aprovechar la comisión independiente creada por la Junta de

Comunidades como elemento de contraste para determinar las causas

del accidente".

    Por otro lado, el máximo responsable de UGT anunció que este

sindicato pedirá en la Comisión Nacional de Trabajo que la refinería

de Repsol "sea objeto de un seguimiento preferente".

    En relación con los incidentes registrados durante la

concentración, señaló que se los toma "con deportividad" y los

calificó como "una conversación alborotada con compañeros presos de

una situación emocional que me hace entenderlos".

    Por su parte, José María Fidalgo señaló que la comisión de

investigación formada por representantes sindicales y por técnicos y

directivos de Repsol "debe desarrollar rápidamente su trabajo y, a

continuación, ponerse manos a la obra si hay que cambiar la

organización del trabajo o las instalaciones".

    Añadió que "esta situación no es tolerable en una empresa que se

ha visto involucrada en situaciones muy graves en los últimos años"

y resaltó que Comisiones Obreras "viene insistiendo desde hace

tiempo en que las tasas de siniestralidad y mortalidad son

intolerables desde el punto de vista humano e incluso económico".

    En el comunicado leído durante la concentración, tanto Comisiones

Obreras como UGT han exigido a Repsol que refuerce el mantenimiento

regular y preventivo de los equipos, que la inspección sea más

frecuente y que se instalen las tecnologías más modernas, para

evitar que se repitan siniestros como el sucedido en Puertollano.

    Por otro lado, los trabajadores de las contratas expresaron su

intención de mantener el paro de tres días convocado esta mañana,

sin la mediación de los sindicatos, y de negociar "por separado" de

éstos con la empresa.

    Durante la concentración, que se prolongó durante media hora, se

vivieron momentos emotivos como el que tuvo lugar durante la lectura

de los nombres de los seis trabajadores fallecidos en la explosión

del pasado jueves, que ha ocasionado también quemaduras muy graves a otros cuatro.