Feijóo recupera el uso de castellano en las oposiciones a la Xunta

E.P RODRÍGUEZ-SOMOZA | SANTIAGO
Actualizado:

Desde que tomara las riendas de la Xunta de Galicia, no cabe duda de que Alberto Núñez Feijóo ha convertido la lengua y el tema de la financiación autonómica en las piedras angulares de sus primeros días al frente del gobierno. Uno a uno, el presidente autonómico está cumpliendo con los compromisos adquiridos en campaña electoral. Un programa que contó con el respaldo de la mayoría de la ciudadanía, en el que la coexistencia bilingüe de ambas lenguas centró la mayor parte de sus intervenciones.

En este sentido, coincidiendo con su presencia en el Comité Ejecutivo Nacional en Madrid, reiteró su defensa por la existencia de un «bilingüismo amable y cordial», al tiempo que anunció que las próximas oposiciones podrán realizarse en castellano. «Si es tipo test podrán elegir las preguntas en gallego o castellano, puesto que en la Comunidad se hablan sendas lenguas», afirmó.

En cuanto a su promesa de potenciar la red de guarderías gratuitas de 0 a 3 años, aseguró que «intentaré cumplirla al máximo, porque Galicia tiene un problema demográfico y la familia es un objetivo prioritario de nuestra gestión».

Ya en el discurso de investidura establecía las líneas maestras que iban a regir en materia de educación y lengua, en una llamada a la devolución de la cordialidad lingüística a las aulas, lo que ha llevado al departamento competente a abordar una tramitación exprés que supla la derogación del polémico decreto que regula el uso y la promoción del gallego en el sistema educativo, y que establece la obligatoriedad de impartir en la enseñanza secundaria un mínimo del 50 por ciento de las materias en esta lengua.

«El nuevo decreto tendrá como finalidad el respeto a los derechos individuales de las familias y los alumnos», expresaba Feijóo en su discurso. El objetivo no es otro que el de ofrecer a padres, alumnos y colegios la posibilidad de elegir la lengua vehicular, «sin imposiciones».

También se refirió a la financiación autonómica. El titular gallego puso de relieve el envejecimiento poblacional -un 23% supera los 65 años de edad- y reclamó que este aspecto debe tenerse en cuenta a la hora de abordar esta cuestión crucial, «el análisis debe ser cuantitativo, pero también cualitativo». En su opinión, el gobierno central se equivoca si pretende con su planteamiento actual solventar los problemas del PSOE, sobre todo del PSC, «puesto que el nuevo modelo debe gestarse entre todos». En materia económica, Feijóo apostó por impulsar reformas fiscales y tributarias y aseguró: «si reducimos impuestos, recaudaremos más».