Todo irá bien

El día de los farsantes

El independentismo volvió ayer a banalizar otro sufrimiento con su desfachatez y pantomima

Salvador Sostres
BarcelonaActualizado:

En 1966, un grupo de hombres valerosos que se jugaron mucho, incluso sus propias vidas, se encerraron en los Capuchinos del barrio de Sarriá de Barcelona para reclamar democracia. Asistieron más de 500 profesores, estudiantes e intelectuales, entre los que destacaron los poetas Salvador Espriu, José Agustín Goytisolo y Pere Quart, el arquitecto Oriol Bohigas, los pintores Antoni Tàpies y Albert Ràfols-Casamada, y los políticos Raimon Obiols, Jordi Solé Tura y Josep Maria Trias de Bes. Equivocados o no, estos hombres se expusieron a ser detenidos y torturados como efectivamente pasó cuando la policía asaltó el convento y el comisario Juan Creix se encargó de interrogarlos. «Creix però no et multipliquis», le espetó Pere Quart al siniestro comisario.

El independentismo

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres