La familia del joven muerto por un disparo de un guardia civil plantará batalla judicial

ABCESTEPONA. Alrededor de un millar de personas despidió ayer en Estepona (Málaga) al joven de 21 años Miguel Clavijo, que murió el martes de un disparo fortuito de un guardia civil en Jimena de la

Actualizado:

ABC

ESTEPONA. Alrededor de un millar de personas despidió ayer en Estepona (Málaga) al joven de 21 años Miguel Clavijo, que murió el martes de un disparo fortuito de un guardia civil en Jimena de la Frontera (Cádiz) y fue enterrado ayer en su localidad natal.

La misa se celebró en una abarrotada iglesia de Los Remedios en la que se vivieron momentos de dolor, especialmente de sus padres y su hermana, que permanecieron junto al ataúd hasta que fue trasladado al cementerio La madre de Miguel Clavijo anunció, con la foto de su hijo entre las manos, que buscarán «al mejor abogado» para que les defienda en este caso y dijo que acudirá a todos los medios de comunicación que reclamen su presencia para dar su versión de los hechos. La familia de la víctima da así por hecho que no se conforma con las explicaciones que han recibido hasta el momento de las autoridades competentes y que van a plantear una batalla judicial ante la Benemérita. «El criminal está en la calle y a un niño tan bueno lo han matado, le han metido un tiro y no hay derecho», dijo la madre. Por su parte, la hermana de Miguel se lamentó del trato recibido por los agentes de la Guardia Civil : «Nadie nos da una respuesta de lo que ha pasado y exigimos justicia porque el criminal que lo ha hecho debería estar podrido en la cárcel», apostilló.

Tras la misa, el féretro fue trasladado de nuevo al cementerio del Santo Cristo de la Veracruz, donde fue enterrado. Manuel Clavijo murió en la tarde del pasado martes, tras recibir un disparo fortuito de un agente de la Guardia Civil, también vecino de Estepona, en la localidad gaditana de Jimena.

El Juzgado número 1 de San Roque decretó el secreto de sumario, mientras la la Policía Judicial de la Guardia Civil continúa la instrucción e intenta esclarecer el suceso que tuvo lugar en el kilómetro 23 de la A-405. El guardia civil presunto autor del disparo «fortuito» declaró ante el responsable de la investigación que comprobaba el arma cuando ocurrieron los hechos.