Íñigo Cavero posa en el Salón de Plenos del Consejo de Estado

Fallece en Madrid a los 73 años el presidente del Consejo de Estado, Íñigo Cavero

Cavero era presidente del máximo órgano consultivo del Gobierno desde marzo de 1996, coincidiendo con la llegada al poder del Partido Popular

ABC
Actualizado:

MADRID. El presidente del Consejo de Estado, Íñigo Cavero, falleció ayer a los 73 años de edad en la Clínica de La Luz de Madrid. Cavero, que ingresó la semana pasada en el citado centro hospitalario tras sufrir un derrame cerebral, murió repentinamente a las dos y media de la tarde a consecuencia de un infarto.

La capilla ardiente quedó instalada a media tarde en la sede del Consejo de Estado. Hasta allí se desplazaron, pasadas las ocho y media, el presidente del Gobierno, Jose María Aznar, y su esposa, Ana Botella. Aznar fue recibido en la puerta de la institución por un hijo del fallecido y por Landelino Lavilla, consejero permanente del Consejo de Estado. Poco antes se había celebrado una misa en la intimidad. También visitaron la capilla ardiente numerosas personalidades como el vicepresidente primero del Gobierno, Mariano Rajoy, los ministros de Justicia, Defensa y Sanidad, Jose María Michavila, Federico Trillo y Ana Pastor, el ex presidente del Gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo, la ex presidenta del Senado, Esperanza Aguirre, el presidente del PP en la Cámara vasca, Jaime Mayor Oreja, la ex ministra de Justicia y actual vicepresidenta primera del Congreso, Margarita Mariscal de Gante, y el alcalde de Madrid, José María Álvarez del Manzano. También acudió el secretario de política municipal del PSOE, Álvaro Cuesta. Los restos mortales de Íñigo Cavero serán enterrados hoy en Cintruénigo, localidad navarra donde residen algunos de sus familiares.

Biografía

Íñigo Cavero Lataillade, barón de Carondelet y de la Torre y marqués de Aysa, era abogado, presidente del Consejo de Estado y miembro de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas. Nació en San Sebastián el 1 de agosto de 1929. Inició la carrera de Derecho y realizó estudios de Económicas en la Universidad de Deusto (Bilbao). Finalizó Derecho en la Universidad de Madrid, por la que obtuvo la licenciatura y el doctorado con sobresaliente «cum laude». Becado por la Fundación Europea de Cultura, amplió estudios en la Universidad de Toulouse (Francia); realizó un curso sobre las Comunidades Europeas en Luxemburgo y, en 1963, fue auditor de la Academia de Derecho Internacional de La Haya (Holanda). Diplomado en Estudios Tributarios y en Derecho Comparado por las Universidades de Estrasburgo y Madrid, fue profesor de Derecho Político y Constitucional de la Universidad Complutense durante 37 años y catedrático emérito del Centro de Estudios Universitarios, CEU.

Letrado ejerciente del Colegio de Abogados de Madrid -al que pertenecía desde 1955-, Cavero inició su actividad política en su etapa universitaria, siempre desde la perspectiva de la democracia cristiana europeísta. En 1954 fue uno de los fundadores de la Asociación Española de Cooperación Europea y seguidamente pasó a formar parte del Comité español de la Liga Europea de Cooperación Económica. El 5 de junio de 1962 fue uno de los asistentes al Congreso del Movimiento Europeo de Munich (RFA) conocido como el «contubernio». Allí se dieron cita 118 representantes de diversas organizaciones políticas españolas de la oposición al régimen de Franco. De ellos, ochenta acudieron desde España, mientras que el resto eran exiliados. Su participación en el «contubernio» le costó, al igual que a los otros españoles desplazados a Munich, el destierro durante siete meses a la isla canaria de Hierro. De regreso y a pesar de las dificultades por su actuación política en la oposición, se integró en el comité político de Democracia Cristiana, partido en esa época clandestino que lideraba José María Gil-Robles y Quiñones. Pero Cavero abandonó poco después este partido y se integró en las filas de Izquierda Democrática. Entre tanto, fue miembro del Grupo «Tácito», desde el que colaboró en la redacción de artículos semanales que auguraban un nuevo destino al régimen político español.

El 25 de enero de 1975 se separó del citado grupo, coincidiendo con la escisión que se produjo en el mismo debido a la diferencia de opiniones entre los que eran partidarios de convertirlo en una fuerza política y los que deseaban que siguiera como plataforma de opinión. Con Íñigo Cavero abandonaron Alfonso Osorio, Fernando Álvarez de Miranda y Luis Jáudenes, partidarios de proseguir con su labor de opinión. En 1975 abandonó su militancia en Izquierda Democrática a raíz del congreso de este partido celebrado en la localidad madrileña de El Escorial, en el transcurso del cual adoptó la decisión de participar en la Junta Democrática, posteriormente llamada «platajunta». Poco después -y junto a Fernando Álvarez de Miranda- fundó el Partido Popular Demócrata Cristiano, PPDC, en el que resultó elegido secretario general.

Candidato del PPDC -integrado en la Unión de Centro Democrático- al Congreso Madrid en las primeras elecciones generales de junio de 1977, logró su acta de diputado y el 4 de julio fue nombrado ministro de Educación y Ciencia en el nuevo Gobierno de Adolfo Suárez.

Reelegido diputado de UCD por Baleares en las elecciones del 1 de marzo de 1979, formó parte de la I Legislatura constitucional y el 4 de abril fue nombrado ministro de Justicia en el nuevo Gabinete de Adolfo Suárez. El 8 de septiembre de 1980 sustituyó a Ricardo de la Cierva al frente del Ministerio de Cultura, puesto en el que permaneció hasta 1981 y de cuya gestión destaca el regreso del «Guernica» que llegó a Madrid el 10 de septiembre de 1981.

A finales de enero de 1981, tras la crisis que se produjo como consecuencia de la dimisión de Suárez, Cavero fue elegido secretario general de UCD. Candidato por la provincia de Granada, no fue elegido diputado en las elecciones de 1982. Ese año dimitió de la secretaría general de UCD y fue uno de los cinco miembros que formaron parte de la comisión gestora encargada de la disolución del partido. En 1985 se integró en el Partido Demócrata Popular, liderado por Óscar Alzaga, y en el segundo congreso, celebrado en Madrid, los días 25 y 26 de enero, fue elegido vicepresidente del partido.

En la coalición AP-PDP-PL, Cavero se presentó candidato por Madrid a las elecciones generales del 22 de junio de 1986 y resultó elegido. La coalición se disolvió y se integró en el Grupo Mixto. El 6 de febrero 1989, tras la dimisión de Alzaga de la Presidencia del PDP, formalizó -junto a los políticos democristianos Modesto Fraile y Félix Manuel Pérez- su paso al grupo parlamentario del Centro Democrático y Social de Adolfo Suárez en el Congreso y en las elecciones del 29 de octubre de 1989 se presentó candidato de este partido por la provincia de Burgos, pero no consiguió escaño. El 16 de mayo de 1991 se dio de baja del CDS por no estar de acuerdo con la línea seguida por la dirección del partido y el 31 de julio de ese año decidió su incorporación al PP.Tras el triunfo del Partido Popular, PP en las elecciones generales del 3 de marzo de 1996, fue nombrado en el Consejo de Ministros del 24 de mayo de 1996 presidente del Consejo de Estado, en sustitución de Fernando Ledesma.

El 23 de junio de 2000 fue elegido miembro de número de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas para ocupar la medalla número 25, vacante por el fallecimiento del catedrático Luis Díez del Corral.

Estaba en posesión de la Gran Cruz de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio, que le fue impuesta el 27 de noviembre de 1995. Fue autor de varios ensayos sobre Ciencia Política entre los que figuran «Ideario Democristiano» y «La unificación política de Europa». Íñigo Cavero estaba casado con Belén Martínez Campos y Carulla y era padre de ocho hijos.