España, un país para estafadores

Es lo último en timos: un falso policía llama a personas mayores haciéndolas creer que su hijo...

Actualizado:

Es lo último en timos: un falso policía llama a personas mayores haciéndolas creer que su hijo está detenido por causar un accidente de tráfico. Luego exigen entre 40.000 y 50.000 euros de fianza si quieren verlo en libertad, aunque la policía nunca pide dinero de ninguna manera. Si sumamos las revisiones de gas que no son, las dentaduras a medio arreglar o los clásicos de siempre, las estafas han subido más de un 35%. Los peligros aumentan cuando nos enganchamos a internet. Antonio alquiló un piso en Granada sin saber que lo iba a compartir con más de 40 personas. Todos cayeron en la trampa y acabaron estafándoles entre 200 y 2.000 euros. Marta, y miles de personas más, se quedaron con las ganas de disfrutar de su bono de spa en Valencia. Se quedaron sin 30 euros, poco dinero, pero juntando la enorme cantidad de afectados podríamos hablar de miles de cientos de euros. Y cuidado con las tarjetas de crédito porque la clonación es la reina de las estafas subiendo hasta un 61,3%. Domina la red como nadie y así, en siete años, ha aumentado un escandaloso y verdadero 846%.