ABC

España es el país de la UE que más terroristas condenó en 2016

Un informe de Europol señala que fueron 157, el 74 por ciento etarras, pero también 38 yihadistas

MadridActualizado:

El terrorismo yihadista es el más letal en Europa, como lo demuestra que en 2016 dejó 135 muertos en 13 atentados, pero el más activo sigue siendo aquel que se dio en llamar de «baja intensidad»: la violencia de grupos separatistas, de extrema derecha o de ultra izquierda, que el pasado año fueron responsables de hasta 129 ataques en toda la Unión, diez de ellos registrados en España.

Son datos contenidos en el informe sobre Situación y Tendencia del Terrorismo en la UE (TE-SAT) que Europol publica desde 2007 y en el que nuestro país no cobra especial protagonismo al no haber sido objeto reciente de atentados islamistas -como sucede con Francia o Bélgica-, pero sí como el Estado donde el pasado año se dictaron un mayor número de sentencias contra terroristas. En concreto, fueron 157, de las que la inmensa mayoría, 134, fueron condenatorias y dirigidas en 38 casos a autores vinculados con el yihadismo, en 3 a personas ligadas con la derecha radical y en 116 contra culpables de acciones relacionadas con lo que Europol denomina el terrorismo «etno-nacionalista y separatista», es decir, la actividad de ETA que, como revelan estas estadísticas, sigue dando lugar a juicios. La agencia europea de Policía señala que desde que la banda anunció su alto el fuego en 211, sus acciones se han concentrado «en la propaganda y en controlar el sellado de sus arsenales».

Baja intensidad

En el contexto de la izquierda abertzale sitúa el informe concretamente cinco de los ya mencionados diez ataques de corte terrorista consignados por España en 2016, acciones que se consideran «de sabotaje» y aparecen atribuidas a los radicales de Ernai -las juventudes de Sortu-, pero también a grupos disidentes de ese mismo movimiento.

Los otros cinco atentados en nuestro país se enmarcan dentro de la catalogación de «terrorismo de ultra izquierda y anarquismo», que Europol subraya que únicamente se mantiene vivo en otros dos Estados de la UE, como son Italia y Grecia, aunque -a diferencia de lo que ocurría hace décadas, cuando estaban conectados por características, agendas o modi operandi- hoy no presentan coordinación alguna.

El año pasado constan cinco acciones de «sabotaje» atribuídas a Ernai y sus escisiones y otras cinco a grupos de ultraizquierda, que dieron lugar a 19 detenciones

Los perpetrados dentro de nuestras fronteras no revistieron grandes planificaciones, ni uso de explosivos o armas sofisticadas y desembocaron en 19 detenciones, un numero relativamente bajo frente a las 100 computadas entre 2013 y 2015 y que, a juicio de Europol, han tenido un impacto en las capacidades operativas de estos grupos tal que han tenido que reducir drásticamente su número de ataques.

Junto a estos episodios, el documento difundido ayer centra su máxima atención en el yihadismo, como ya se ha avanzado, sin citar de forma particular a España pero alertando de que la amenaza contra los países de la UE continúa y afecta de forma especial a aquellos que forman parte de la coalición contra el autodenominado Estado Islámico en Siria e Irak.

Riesgo y percepción

Advierte Europol de que este riesgo no está siendo percibido de igual forma por los Estados miembros, la mayoría de los cuales no ha sido víctima de atentados recientemente, por lo que se recuerda que sus países pueden estar siendo utilizados como zonas de tránsito por los llamados «foreign fighters» -los combatientes extranjeros- en su viaje al territorio del califato o por los que regresan de allí -los «retornados»-, y también como involuntarios refugios para cualquiera de ellos. Esos y otros factores pueden entrañar «potenciales riesgos», resalta la Policía europea.

La agencia europea policial alerta a los países que no han sufrido atentados del «riesgo» que entraña poder ser zonas de tránsito o refugio de yihadistas

Relata también el organismo, en coincidencia con el resto de agentes de la lucha antiterrorista, que los planes para atacar Occidente continúan en Siria e Irak, que Daesh sigue entrenado células operativas y no le faltan voluntarios para actuar y que Al-Qaeda mantiene su deseo de perpetrar acciones violentas de gran escala.

En 2016 Europol ha contabilizado 142 atentados perpetrados, fallidos o frustrados en Europa continente que causaron 142 muertos, de los que 135 -el 95 por ciento- correspondieron a 13 ataques islamistas, cinco llevados a cabo en Francia, cuatro en Bélgica y otros cuatro en Alemania. En 2015 fueron en total 17.