Ernest Maragall reconoce que niños catalanes no dominan el castellano

BARCELONA. El consejero de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, reconoció ayer que existen zonas de Cataluña en las que los escolares tienen problemas para expresarse correctamente en

IVA ANGUERA DE SOJO
Actualizado:

El consejero de Educación de la Generalitat, Ernest Maragall, reconoció ayer que existen zonas de Cataluña en las que los escolares tienen problemas para expresarse correctamente en castellano. Aunque advirtió de que se trata de hechos muy puntuales, Maragall defendió que el decreto del castellano -aprobado por el Gobierno, para que todos los planes de estudios incluyan un mínimo de tres horas de castellano a la semana, algo que no cumple el actual plan de estudios catalán- servirá para paliar esos efectos nocivos de la inmersión lingüística que rige la educación en Cataluña.

Pese a todo, el consejero de Educación insistió en que el Ejecutivo catalán está a la espera del dictamen jurídico para decidir si recurre el decreto del Gobierno por invasión de competencias, extremo que CiU niega. Ernest Maragall señaló, además, que el catalán «habrá aumentado el curso que viene más que el castellano o el inglés» gracias al aumento del horario escolar y apuntó que el catalán «no sólo seguirá teniendo carácter de lengua vehicular central, sino que tendrá además el carácter de presencia perfectamente dominante, como debe ser».

Maragall hizo esta afirmación en respuesta a una interpelación de la diputada de CiU Irene Rigau, quien aseguró que esa tercera hora de catalán «acaba con el modelo» de Educación y hará imposible el aprendizaje del catalán entre los niños inmigrantes.

Cerrar Política Lingüística

La ex consellera convergente recriminó además al vicepresidente de la Generalitat, el líder republicano Josep Lluís Carod-Rovira, que se haya propuesto «despolitizar» el debate de la lengua y le animó a que, en tal caso, «cierre la Secretaría de Política Lingüística», que depende de su Departamento.

Tras el frenazo de Maragall a las presiones nacionalistas, el presidente de la Generalitat, José Montilla, insistió, sin embargo, en que el catatán sigue siendo «la lengua que está en minoría» en Cataluña, en respuesta a una interpelación del líder de Ciutadans (C´s), Albert Rivera, quien le había reclamado que abanderara la defensa del castellano.

«Espero que tenga el mismo interés por la lengua propia de Cataluña, no olvide que es la lengua que está en minoría», le espetó Montilla, después de que Rivera le señalara que «no es ningún delito que las matemáticas se hagan en castellano, como se ha dicho en esta Cámara».

Las «juanis»

El líder de C´s reclamó además a Montilla que su Administración se dirija tanto en catalán como en castellano a los ciudadanos durante todo el año, «no sólo en elecciones», y que el castellano sea también lengua vehícular de la enseñanza en esta Comunidad. Rivera se refirió a una interpelación anterior sobre política lingüística, realizada por la escritora Maria Merc_ Roca -del Grupo de ERC- en la que aseguró que «las juanis» también pueden adaptar el catalán «a su argot».

Aunque la máxima tensión se vivió, sin duda, cuando el interpelado por Ciutadans fue Carod-Rovira. El diputado José Domingo preguntó al vicepresidente por sanciones a compañías aéreas por usos lingüísticos y le recordó que el conseller de Economía y Finanzas, Antoni Castells (PSC), ve mejor «persuadir que sancionar». «¿Por qué tiene miedo a la libertad?», llegó a preguntar Domingo a Carod.

El vicepresidente destacó que «no hay ninguna empresa sancionada por el uso de la lengua castellana», sino por la ausencia del catalán y añadió que «respecto al aeropuerto de Barcelona, lo que sí hay es cola para venir, no para irse».