Enterrado el niño de 21 meses muerto por un dogo en Ciudad Real

El animal atacó al pequeño mientras éste jugaba a la pelota con su hermano mayor, en una finca de campo; sus padres se encontraban a sólo veinte metros

ABC
Actualizado:

CIUDAD REAL. Un dogo alemán acabó el domingo con la vida de un niño de 21 meses mientras el pequeño y su hermano jugaban a la pelota en la finca «Los Herraderos» del término municipal de Calzada de Calatrava (Ciudad Real), en la que su padre estaba empleado como guarda de caza. El animal, propiedad de la familia y que «nunca había manifestado comportamientos agresivos hacia el niño», mordió a la criatura en la cabeza, según explicó un trabajador de la finca.

Juan Miguel y su hermano Diego, de 8 años, estaban jugando cuando su balón saltó a la cerca en la que estaba el perro, momento en que el animal atacó al niño y le causó heridas en todo el cuerpo. El hermano intentó separar al can del pequeño y al no conseguirlo llamó rápidamente a sus padres, que se encontraban en el interior de la casa a unos 20 metros de dónde sucedió la tragedia.Nada pudieron hacer los médicos de urgencia del centro de salud de Calzada de Calatrava por salvarle la vida, ya que el pequeño Juan Miguel llegó «clínicamente muerto».

«La vida se le ha truncado a esta pareja, que estaba tan feliz», señalaban algunos conocidos de los padres del pequeño, que llevaban sólo dos meses viviendo en la finca del término municipal de Calzada trabajando en labores de guardería.

El perro, de «apariencia grande pero dócil» y que había jugado en numerosas ocasiones con los dos hermanos, permanece en la perrera municipal de Moral de Calatrava por orden del Juzgado de primera instancia de la localidad de Almagro. Casi un millar de personas despidió ayer al pequeño en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Puertollano de donde es natural su madre.

Segundo caso en este año

La muerte del pequeño Juan Miguel ha sido la segunda causada por mordeduras de perro en este año en España. La primera víctima se registró en Mijas el 11 de septiembre. Un hombre de 30 años era encontrado muerto en el interior de un desguace de la localidad malagueña por las heridas que le causaron los tres perros que custodiaban el recinto, al que supuestamente había entrado para robar. Además, en estos meses se han producido más de una decena de ataques de canes, en su mayoría, con víctimas infantiles.