Juzgados de menores y de familia de Madrid
Juzgados de menores y de familia de Madrid - GUILLERMO NAVARRO

Una juez despechada: «Ella me pareció una sabandija y el crío totalmente manipulado»

Al enterarse de que su ex iniciaba una nueva relación, intentó romperla con datos que sólo ella conocía por su trabajo como juez

MadridActualizado:

Cuando los sentimientos entran por la puerta, la razón sale por la ventana. También en los juzgados. Eso es lo que le pasó a una juez sobre la que el Pleno del CGPJ ratificó el pasado 18 de julio una sanción de 501 euros por una falta disciplinaria grave. Su «delito»: haber intentado romper la nueva relación de su ex revelando datos que conoció en el ejercicio de su función jurisdiccional.

Ella era juez, él médico y no hacía muchos meses que habían puesto fin a su relación quedando supuestamente como amigos. En ese clima de confianza que les llevaba a escribirse whatsapps de vez en cuando, él le comunica que había empezado una nueva relación y que estaba muy ilusionado. Tras contarle a la juez cómo conoció a su nueva conquista y que se trataba de una mujer divorciada con dos hijos, la juez le emplazó a que le enviara una foto, lo que él procedió a hacer. Casualidades de la vida, l a juez sancionada había llevado el divorcio de la mujer y decidió utilizar información de ese procedimiento para intentar influir en esa relación.

«Tenía dudas si decírtelo o no, porque entre otras cosas creo que esto va a abrir una brecha insalvable entre nosotros, pero lo he considerado mi obligación. No me lo podía callar», concluye el mail que le envió al médico a las cuatro de la madrugada de un 8 de septiembre. En ese correo electrónico, la juez le cuenta que llevó las medidas previas a su divorcio. «Ella me pareció una sabandija total y absoluta, el crío de 15 años, cuya exploración realicé personalmente, totalmente manipulado, y el ex una víctima propiciatoria como tantos hombres en el divorcio (...)». La juez también reveló datos de la situación económica de la mujer. «El letrado del esposo presentaba una vía de acuerdo bastante razonable ya que él sufragaba todos los gastos de la hija mayor de edad y ofrecía una pensión para el hijo menor bastante razonable (...) Pero la actitud de ella era de no querer negociar en absoluto, iba a la yugular del tío (...) La verdad es que me dio mucha pena el hombre y ella me pareció una víbora con pretensiones de parásita».

Lejos de romper esa relación, el médico y su nueva novia llevaron a la juez despechada a los tribunales por revelación de secretos y a la Disciplinaria del CGPJ por una falta grave. El primer procedimiento se archivó pero el Consejo sí le impuso una multa de 501 euros.