ABC  Antonio Cerdá

El Ejecutivo regional de Murcia dice que «el Ministerio se ha convertido en el enemigo público de la agricultura»

Actualizado:

M. B.

MURCIA. La campaña de los gobiernos de Murcia y Valencia para reivindicar de nuevo el trasvase del Ebro, junto con el anuncio de un nuevo trasvase cero desde el Tajo para los regadíos del Segura, ha vuelto a calentar los ánimos.

Ayer se produjo un nuevo episodio que enfrentó al Gobierno murciano y al Ministerio de Medio Ambiente. La titular de este departamento, Cristina Narbona, criticó que algunos dirigentes del PP -en referencia a los de Murcia y la Comunidad Valenciana- estén «gastando millones de euros» en un campaña a favor del trasvase del Ebro», y subrayó que las aguas de los ríos que van al mar «no sobran. No les sobra ni una gota».

El consejero de Agricultura Antonio Cerdá, respondió que «el Ministerio es el enemigo público número 1 de los regadíos», en alusión al nuevo trasvase cero desde el Tajo que piensa decidir este viernes el Consejo de Ministros. Añadió que el Ejecutivo murciano «seguirá reivindicando el trasvase del Ebro, aunque le moleste al Ministerio».

Cristina Narbona declaró ayer en Madrid, en alusión a dirigentes del PP, que «algunos responsables públicos están gastando millones de euros en intentar demostrar lo inocuo que es utilizar lo que le sobra a un gran río de España. A ningún río le sobra absolutamente ni una gota». Destacó «la importancia de que nuestros ríos lleven el máximo posible de caudales; que sean ríos vivos».

Cerdá negó que su departamento o el Gobierno murciano estén gastando dinero en propaganda, a excepción del concurso internacional de periodismo «Agua para todos». «Si lo que le molesta es que reivindiquemos el trasvase del Ebro, seguiremos haciéndolo porque la ministra no da otra alternativa. Ni siquiera le da opciones a Castilla-La Mancha para resolver la falta de agua en Ciudad Real y Las Tablas de Daimiel, cuando tiene la solución en un trasvase desde el Tajo medio, en la presa de Azután».