La ejecutiva del PSOE de Málaga no renuncia a la alcaldía de Estepona

J. M. CAMACHO/C.MORCILLOP. MUÑOZMADRID/MÁLAGA. El caso de corrupción del Ayuntamiento de Estepona se ha convertido en una bomba de relojería para el PSOE malagueño, varios de cuyos dirigentes temen

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

J. M. CAMACHO/C.MORCILLO

P. MUÑOZ

MADRID/MÁLAGA. El caso de corrupción del Ayuntamiento de Estepona se ha convertido en una bomba de relojería para el PSOE malagueño, varios de cuyos dirigentes temen que acabe por salpicar de lleno al partido. Las revelaciones de ABC en la línea de que dos ex ediles ya habían denunciado a la cúpula socialista la situación de este Consistorio, aportando incluso documentos, ha hecho que la inquietud alcance no sólo a la cúpula provincial, sino también a la regional.

Hay que recordar que Marisa Bustinduy, líder provincial del PSOE, es una persona muy próxima al presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, y son muchos los que están convencidos de que es muy improbable que la secretaria general de los socialistas malagueños no informara a su jefe de la gravedad de las denuncias realizadas por los ex concejales David Valadez y Cristina Rodríguez Alarcón.

De momento, hay algo claro: en ningún caso la dirección del PSOE de Málaga renunciará a la Alcaldía de Estepona, según han confirmado a ABC fuentes socialistas. El partido, que ha creado una gestora en esta localidad, buscará en los próximos días al sustituto del ya ex alcalde Antonio Barrientos, que presentó su dimisión el viernes, antes de ingresar en la cárcel por delitos de blanqueo, cohecho, tráfico de influencias y malversación. Entre los candidatos, el concejal de Urbanismo, Rafael Duarte.

Las mismas fuentes por ABC consideran que esta «huida hacia adelante» puede ser contraproducente a la larga, ya que aún no han trascendido todas las implicaciones de la trama de Estepona. Además, consideran que resulta llamativa la reunión extraordinaria del viernes de la ejecutiva provincial socialista, en la que se intentó que todos aquellos que estuvieron presentes en las reuniones en las que los ex ediles de Estepona denunciaron las irregularidades en el Ayuntamiento firmaran un documento en el que se asegurara que ellos no tenían noticia alguna sobre el delicado asunto.

Esta cita fue calificada de «encerrona» por algunos de los asistentes pero que, de momento, no ha servido para que los responsables del PSOE hayan logrado sus objetivos, aunque no se descarta en modo alguno que lo sigan intentando. Las fuentes socialistas manifestaron que el PSOE, además, decidirá en las próximas horas qué hace con los cuatro concejales imputados. Si los expulsa, como todo parece indicar, el partido se quedaría con tan sólo seis de los once que tiene actualmente en el Consistorio, lo que dificultaría la gobernabilidad del municipio.

Alianza inservible

Así, el pacto que alcanzó el PSOE antes de comenzar la legislatura con PA e IU para conseguir la mayoría absoluta ahora es insuficiente, salvo que incorpore a los tres ediles del PES que no están imputados o busque una alianza con los populares. El PP expresó ayer su voluntad de no alcanzar un acuerdo con los socialistas para gobernar Estepona al entender que «todo el equipo de gobierno tiene responsabilidad política en este caso».

El portavoz del grupo municipal del PP en el Ayuntamiento de Estepona, Ignacio Mena, recordó que su grupo ha denunciado ante la Fiscalía de Málaga varios casos de corrupción durante los últimos cinco años. En dicho Consistorio, el PSOE tiene 11 concejales y gobierna junto con el PA (dos ediles), IU (uno) y Estepona 2007 (otro representante). El PES y el PA, con cinco cada uno, son los dos grupos de la oposición.