Eguiguren (izda.) da la mano a representantes de Bildu en la «Conferencia de Paz» - afp

«He sido injusto con el lendakari, pero creo que la paz nos ha pillado a contrapié»

Eguiguren se retracta en parte, pero insiste en sus críticas al Gobierno Vasco por no liderar «el proceso de paz». «Me preocupa que Bildu esté construyendo el relato dominante», advierte

SAN SEBASTIÁN Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El presidente de los socialistas vascos, Jesús Eguiguren, se ha retractado en parte de las duras críticas lanzadas ayer por él contra el lendakari y su partido, al que acusó de no “haberse quemado” lo suficiente por la “paz” y de no haber participado en la “conferencia” del lunes en San Sebastián.

Eguiguren, quien en declaraciones a “El Periódico de Catalunya” se mostraba “cabreado” por la incomprensión que dice hallar en su formación, ha sido desautorizado por el propio López, la portavoz del Ejecutivo autónomo, así como por diversos miembros del Gobierno central.

“Estoy enfadado conmigo mismo. He sido muy injusto con el lehendakari y no es la primera vez que lo hago. Es una cuestión de torpeza”, ha admitido esta noche ante las cámaras de “Plató 2.0”, programa de debate en la televisión vasca.

Con todo, ha mantenido las críticas a su partido y al Gobierno español –“y a otros, como el PP”- por la gestión y planteamiento que están haciendo ante los supuestos movimientos de Batasuna y ETA. “Creo que la paz nos ha pillado a contrapié”, ha asegurado Eguiguren, muy “preocupado” porque “Bildu está construyendo el discurso dominante del futuro”, haciendo ver que “son ellos los que traen la paz”.

El presidente del PSE ha insistido en subrayar la “importancia” de la “conferencia” de Aiete porque –ha dicho- “la izquierda abertzale necesita su tránsito”. “Todos debemos ayudarles y si hay que hacer más conferencias, las hacemos. Lo que haga falta”, ha precisado. Sobre la “terminología” que adoptan los “líderes internacionales” –“conflicto político”, “confrontación armada”…- ha señalado que le “da igual”, ya que lo importante es que Batasuna se ha impuesto a los pistoleros. Eso sí, consciente de que él personalmente fue “engañado” en la última negociación Gobierno-ETA que desembocó en el bombazo de la T-4, ha admitido que los partidos “necesitan garantías”.

“La paz –ha enjuiciado el líder de los socialistas vascos- ha llegado tal y como la habíamos pedido siempre y no lo hemos sabido ver. Supongo que tiene una explicación sociológica sencilla: el miedo al engaño”.

Ha negado que su partido busque réditos electorales por participar en la foto del lunes. “Al PSOE –asegura- la paz no le daría ni un solo voto en España”, porque el PP “desconfiaría” de si se habría cedido “en algo”.

«Soy un españolista puro»

Tras este propósito de enmienda inicial, -“soy un peligro en ocasiones para mi partido”- Eguiguren se ha mostrado “indignado” porque le llamen “proetarra” y se insinúen ciertas complicidades con el “abertzalismo” radical. “En este país no hay nadie que lleve tantos años defendiendo la Constitución y el Estado como yo. Empecé con 20 años y éramos cuatro gatos. Nunca he sido nacionalista, y no digo que sea pecado. Soy un españolista puro y puedo presumir de haberlo sido toda la vida”, se ha justificado.

Eguiguren se ha mostrado convencido de que estamos ante un “proceso irreversible” del fin de la violencia de ETA, si bien ha dicho desconocer cuándo se hará realidad. “Como la nieve, sabemos cuando llega pero no cuándo desaparece”, ha reiterado en su símil habitual. Tampoco “se puede saber cómo será”, ha añadido. “Eso dependerá de la relación de fuerzas políticas que surjan del Parlamento (vasco)” en 2013. No obstante, ha advertido que para construir un mínimo relato compartido sobre la Historia será necesaria “un cincuenta por ciento de memoria y un cincuenta por ciento de olvido”.

Finalmente, ha mostrado su “solidaridad” con las víctimas de ETA, pero también con “las otras”, asumiendo así el contenido de la “Declaración de Aiete” en esta cuestión, para acabar censurando al PP por “utilizar electoralmente” a los damnificados por el terror. “Nos han hecho enemigos de las víctimas, pero yo he estado toda la vida rodeada de ellas yh considero que tengo el cariño de las que me conocen”, ha concluido.