El Ebro se desborda de nuevo en Zaragoza y alcanza los 6,68 metros de altura

Las localidades ribereñas de la provincia de Zaragoza vuelven a estar hoy en alerta ante una nueva crecida del caudal del Ebro, la segunda en menos de un mes.

AGENCIAS | MADRID
Actualizado:

La punta de la última crecida del río Ebro, provocada por las intensas lluvias en el norte de la península y el deshielo por el aumento de las temperaturas, llegará a la provincia de Zaragoza hoy y ya ha inundado cerca de 2.000 hectáreas de tierras de cultivo en los municipios de la Ribera Alta.

Novillas es la primera localidad por la que entra el Ebro a la provincia de Zaragoza, y su alcalde, José Ayesa, ha explicado que en el pueblo se vive con "mucha preocupación" esta nueva avenida.

El río ya ha sobrepasado una mota que se encuentra en la margen izquierda, según han confirmado a EFE fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), quienes han precisado que sólo se verán afectados campos de cultivo.

A las 13:00 horas, el Ebro alcanzaba en este municipio una altura de 6,68 metros de altura -continúa subiendo- y había anegado unas 1.500 hectáreas, además del parque y un lavadero de la localidad, a la vez que algunas casas están afectadas por humedades importantes.

"Lo que más siente el pueblo es que una riada ordinaria como ésta, normalmente muy bien controladas, afecte tanto al pueblo", ha dicho José Ayesa, quien ha insistido en que hacen falta soluciones urgentes para proteger a los municipios más cercanos al río.

En este mismo sentido, el alcalde de Boquiñeni, Juan Manuel Sanz,ha dicho que están cansados de vivir con esta incertidumbre y de que cada mes se inunden sus cosechas y sus tierras, porque es "desesperante" que no se empiece a hacer algo "en serio". A su juicio, la solución es dragar el río y que los ecologistas, o quien diga que no se puede tomar esa medida, "se acerquen al pueblo a explicar por qué no".

"Ellos no saben lo que es convivir con el río" y luchar continuamente por mantener "nuestra forma de vida", ha lamentado Sanz, quien ha recordado que desde el año 2003 se han sucedido cinco o seis avenidas importantes que han provocado la pérdida de las cosechas.

Ha señalado que si se opta por laminar el agua en las huertas de los pueblos de la Ribera Alta del Ebro para reducir su impacto en Zaragoza habrá que ofrecer "medidas compensatorias", más aún cuando los beneficiarios son los habitantes del barrio del Actur, una zona "muy honda" donde no se debería haber edificado y que se inundaría si el río no se controlara aguas arriba.

En la localidad de Pradilla también hay cultivos inundados, así como un parque infantil y un campo de fútbol, a pesar de que la punta de la crecida no se espera hasta para esta noche.

El alcalde, Luis Enrique Moncín, ha dicho que por el momento no hay peligro para el casco urbano, ya que los diques aguantan, pero no ha descartado problemas si hay una riada mayor,porque estos muros de contención son de tierra y "se reblandecen" con avenidas de agua tan seguidas.

El Ebro seguirá subiendo hasta alcanzar la capital

Según las previsiones de la Confederación Hidrográfica del Ebro, el caudal seguirá subiendo en Zaragoza capital hasta llegar a un máximo de entre 1.500 y 1.700 metros cúbicos por segundo la madrugada del sábado al domingo, menos de lo que se esperaba. El Gobierno de Aragón activó ayer la fase de preemergencia del Plan Especial de Protección Civil de Emergencias ante Inundaciones, en previsión de que se registren desbordamientos del río. El caudal máximo de este año se registró el 30 de enero con 1.469,20 m3/s y 4,26 metros de altura, mientras que el récord de 2008 fue el 4 de junio, cuando el río bajaba con 1.574,9 m3/s y 4,29 metros de altura.

Navarra se recupera pero mantiene activada la alerta por inundaciones

El Gobierno de Navarra mantiene activada la alerta por inundaciones en la comunidad foral aunque están remitiendo tanto las inundaciones como las incidencias que se han generado en las últimas horas, especialmente en el norte y en la Comarca de Pamplona.

La Agencia Navarra de Emergencias está vigilando el nivel del Ebro, cuyo caudal a su paso por Castejón está descendiendo y se encuentra a primeras horas de la tarde en los 1. 600 metros cúbicos por segundo, dentro de lo considerado una avenida ordinaria. La movilización de los servicios de emergencias se mantendrá hasta que la avenida atraviese Cortes.

El río Arga alcanzó su pico máximo de crecida durante la noche y a las 2 de la madrugada se registraron 792 metros cúbicos por segundo a su paso por Funes.

La red de carreteras de la Comunidad Foral recupera poco a poco la normalidad tras los cortes ocurridos durante la jornada de ayer debido al desbordamiento de ríos y desprendimientos en 14 vías. No se registran incidencias reseñables en la red principal, pero en la secundaria existen restricciones en cinco carreteras.