Dona un riñón a su marido para salvarle la vida.

Desde que Isidro entró en diálisis, Begoña no dudó en ofecerse como donante. Lo soprendente es que sin...

Actualizado:

Desde que Isidro entró en diálisis, Begoña no dudó en ofecerse como donante. Lo soprendente es que sin compartir genética, su compatibilidad fuera casi perfecta, la mejor donante posible. El trasplante, realizado en la Fundación Jiménez Díaz, libera a Isidro de la esclavitud de la dialisis. Estrena nueva vida, gracias a su mujer. Ahora, además de llevarla en su corazón, tiene también su riñòn.