Vídeo: AT

Discurso de investidura: Más Europa y menos Cataluña que en la moción de censura

Sánchez convierte en protagonista a Europa y a Cataluña en la gran olvidada, teniendo incluso menos peso que en el texto de 2018

Sigue en directo la votación de investidura de Pedro Sánchez en ABC.es

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El candidato socialista a la presidencia del Gobierno prácticamente ha olvidado a Cataluña en el discurso de investidura. Esta mañana ha mencionado en menos ocasiones a la autonomía que durante la moción de censura que presentó a Rajoy en 2018. Pero no solo eso, también apareció más veces en el discurso que leyó el propio Sánchez en marzo de 2016, cuando se consumó el primer intento fallido de formar Gobierno de la historia de la democracia. Por aquel entonces, tanto Europa como la Unión Europea tenían menor importancia para el ejecutivo socialista, así lo reflejaron sus palabras durante los dos discursos anteriores. Ahora esto ha cambiado.

«Progresista, ecologista, feminista y europeísta», definía el líder del Partido Socialista su propuesta de Gobierno. Y en casi dos horas de discurso el último término fue recalcado en 71 ocasiones: la palabra «Europa» la pronunció 32 veces, «europea» un total de 24 y «Unión Europea» en 15. Hizo nueve veces más hincapié en estos vocablos que durante la moción de censura del pasado año, cuando tan solo aparecieron seis veces.

Palabras principales del discurso de investidura
Palabras principales del discurso de la moción de censura

Entre estas dos citas cruciales para la política española ha transcurrido un año y dos meses, pero Cataluña ha perdido protagonismo. Los diputados de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Junts Per Catalunya (JxCat) vieron que ni los presos políticos ni la autodeterminación catalana fueron claves en el discurso de Sánchez. Sobre el papel no hubo manos tendidas para conciliación alguna, tampoco promesas para acercar a los políticos de ambas formaciones a las cárceles de Cataluña ni para indultarles. Lo único que hubo fue una apelación por un diálogo que el candidato calificó de «imprescindible», permaneciendo en la misma línea que en el discurso de la moción de censura.

Los políticos secesionistas también fueron testigos de cómo Pedro Sánchez mencionaba una sola vez a Cataluña, y que lo hacía para alabar la cooperación con España en materia científica. Esta apuesta socialista por la cohesión territorial recordó a la que utilizó a principios del discurso para referirse al auge del euroescepticismo: «Todos los países europeos, juntos, somos un gigante entre gigantes; por separado, incluso el más grande, […] cuenta muy poco en el mundo del siglo XXI». Durante la moción de censura que presentó el líder socialista a Rajoy, además de dar más peso a esta autonomía, no unió dos ideas para destacar la positividad de una Cataluña dentro de España.

Pero no todo el discurso de investidura fueron símiles camuflados sobre Europa y Cataluña. Unidas Podemos también tuvo su momento. Fue al final del discurso cuando Sánchez dedicó abiertamente unas palabras de agradecimiento a la formación que lidera Iglesias. Sus palabras desprendieron cierta evidencia de acuerdo para la ronda de votaciones, pero no quiso adelantar más nada: ante la petición de los españoles de «avanzar», afirmó que están «en condiciones de hacerlo en base a un acuerdo con varios grupos de esta Cámara».

La moción de censura reveló el rumbo político de Sánchez

Durante la moción de censura los progresistas anhelaban un consenso para terminar con la presidencia de Mariano Rajoy y formar un nuevo Gobierno. También ansiaban la una regeneración con acuerdos, estabilidad y responsabilidad. Así lo refleja el mismo discurso de 2018 que ABC ha analizado. Democracia también fue una de las palabras más utilizadas entre los muchos reproches. Asimismo, la corrupción, las tramas y sus procesados ocuparon un destacado lugar en el texto del líder progresista a la vez que apelaba a sus señorías presentes en la Cámara.

Pedro Sánchez se dirige a los parlamentarios desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados
Pedro Sánchez se dirige a los parlamentarios desde la tribuna de oradores del Congreso de los Diputados - ABC

Ante ellos, el discurso de Sánchez destiló ciertos tintes de lo que sería el eje de la política que llevaría a cabo hasta la pasada convocatoria de elecciones. Prometió cumplir con el objetivo de déficit público, en el discurso de investidura también. La desigualdad salarial fue otra de las cuestiones por las que mostró preocupación, al igual que por la creación de empleo, la despoblación o la pobreza.

La pobreza tomó fuerza en el discurso de investidura, al igual que el empleo. El líder del PSOE apostó por la igualdad, por la educación pública o por los derechos humanos, civiles, laborales y digitales, incidiendo especialmente sobre este último. La economía, la ciencia y la cultura acapararon numerosas menciones a lo largo del discurso.

Los pronósticos se cumplieron y, además del empleo digno, la emergencia climática y el feminismo centraron el texto. Pedro Sánchez ha pronunciado «feminismo» cuatro veces, el doble que en la moción de censura de 2018 y, en comparación el mismo texto, esta vez ha defendido de forma más fervorosa los derechos del colectivo LGTBI y de las personas homosexuales.