Jorge Dezcallar, en un momento de su intervención ayer en Toledo. Pino Fontelos

El director del CNI cree que ETA ha traslado su «logística» a Bélgica

El director general del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), Jorge Dezcallar, expuso ayer un exhaustivo análisis de la situación actual de ETA y, entre otros aspectos, destacó que la banda «está incorporando a sus «comandos» a veteranos activistas refugiados en Iberoamérica para dar solidez a los mismos», mientras recluta a jóvenes con un «bajo nivel intelectual».

ABC
Actualizado:

TOLEDO. Jorge Dezcallar, que participó en el Seminario Internacional de Defensa organizado por la Asociación de Periodistas Europeos, explicó que a ETA no le faltan candidatos para formar parte de los «comandos», aunque sus integrantes son «de un bajo nivel intelectual e ideológico».

En su opinión, los contactos entre España y los servicios de inteligencia de países donde hay etarras «es fluida», a excepción de Cuba, ya que la colaboración con Venezuela ha comenzado a ser efectiva. El máximo responsable del CNI destacó también en la actual situación de ETA «el desplazamiento de sus bases logísticas desde el sur de Francia al norte del país vecino e, incluso, a algún otro país europeo», en referencia a Bélgica.

Asimismo, explicó que los contactos con servicios de inteligencia de países del área de los Balcanes «está permitiendo conocer las compras de armamento por parte de la banda terrorista a grupos mafiosos» de la antigua Yugoslavia.

En su opinión, una de las consecuencias más inmediatas de la ilegalización de Batasuna sería «la pérdida de muchos recursos económicos provenientes de subvenciones públicas» que podría repercutir en ETA ya que le podría faltar fondos para comprar armas. En cuanto al terrorismo islámico advirtió que «en nuestro país también hay imanes que predican el radicalismo religioso». Sin embargo, no cree posible «por ahora» que España se convierta en una base activa de grupos integristas, ya que «las comunidades de inmigrantes árabes son pequeñas en comparación a otros países, lo que hace difícil que puedan ocultarse».

Asimismo, anunció que «la reorganización» de los Servicios de Inteligencia de las Fuerzas Armadas «será lo próximo» que acometa el Ejecutivo. En otro momento declaró que «existen ideas» para que la labor de las FAS en el ámbito de la inteligencia sea «más operativa, táctica y concentrada con intereses integrados y en coordinación» con el CNI.