El exministro de Cultura, Màxim Huerta, justo antes de presentar su dimisión
El exministro de Cultura, Màxim Huerta, justo antes de presentar su dimisión - MAYA BALANYA

Los diez escándalos de 2018

Tesis plagiadas, másteres fraudulentos, irregularidades con el fisco y un sinfín de enredos han destapado las vergüenzas de múltiples personalidades a lo largo de un año plagado de sorpresas

Miguel Ruiz de Arcaute
MadridActualizado:

Ha sido año de relevo en el Gobierno, pero eso no ha impedido que el «cambio de época» del que tanto se ufanaba Pedro Sánchez tras la moción de censura haya quedado en una fallida operación de marketing repleta de ministros señalados y algunos hasta dimitidos de sus cargos. Además, la lupa puesta sobre los currículums de varios políticos ha sembrado de dudas la credibilidad de la Universidad y, en ocasiones, ha llegado incluso a suponer el punto final en la carrera de los afectados.

Fuera de nuestras fronteras, el annus horribilis protagonizado por Facebook y los ya habituales embrollos de Donald Trump, entre ellos dos aventuras extramaritales ocurridas hace años, han acaparado titulares y hecho correr ríos de tinta por las cabeceras de todo el planeta.

Estos han sido los escándalos que han sacudido España (y algunos también el mundo) en 2018.

1. Tesis de Pedro Sánchez

El presidente del Gobierno, en una sesión en el Senado en octubre
El presidente del Gobierno, en una sesión en el Senado en octubre - ÓSCAR DEL POZO

Del amplio arco de figuras políticas cuestionadas este año, el presidente del Gobierno ha sido el que menos responsabilidades ha asumido cuando la polémica ha apuntado directamente hacia él. Una detallada exclusiva de ABC publicada en septiembre reveló que el actual jefe del Ejecutivo plagió buena parte de su tesis doctoral al no citar varias de las fuentes de las que se nutría, como informes oficiales, autores e incluso algunos de sus propios artículos previos.

Ante las informaciones de ABC, Sánchez negó la acusación y amenazó con demandar a este diario si no rectificaba. Este periódico no solo no lo hizo, sino que se reafirmó aún más en su denuncia al publicar nuevos ejemplos que ilustraban el plagio. Hasta ahora, Sánchez ha dado por zanjado el tema y se ha negado a comparecer en sede parlamentaria como le ha pedido la oposición, algo que tendrá que hacer antes o después tras la apertura de una comisión de investigación en el Senado para conocer lo ocurrido.

2. Caso Màxim Huerta

El exministro de Cultura, momentos antes de presentar su dimisión
El exministro de Cultura, momentos antes de presentar su dimisión - MAYA BALANYA

Apenas seis días después de la toma de posesión del nuevo Gobierno se producía la primera de las múltiples incoherencias arrastradas por el proyecto supuestamente «renovador» de Sánchez en los últimos seis meses. El flamante ministro de Cultura y Deporte, el escritor y periodista Màxim Huerta, se convertía en la noticia del día tras hacerse públicas unas informaciones que certificaban que, entre 2006 y 2008, etapa en la que trabajaba como presentador de un programa de televisión, había defraudado al fisco más de 215.000 euros de sus ingresos a través de una sociedad instrumental.

Rápidamente, Huerta salía al paso para aclarar que sus cuentas con Hacienda habían sido saldadas tras un pago posterior, pero su legitimidad como titular ministerial había quedado ya en entredicho. Aunque en un primer momento Sánchez lo respaldó con firmeza, el peso que su infracción ejercía sobre un gobierno que se acababa de presentar bajo la bandera de la ejemplaridad acabó por forzarle a dar un paso a un lado. Con su dimisión, Huerta se convertía en el ministro que menos tiempo ha sostenido una cartera: nada menos que una semana.

3. Máster de Cristina Cifuentes

Cifuentes trata de defenderse de las acusaciones en la Asamblea de Madrid
Cifuentes trata de defenderse de las acusaciones en la Asamblea de Madrid - ÁNGEL DE ANTONIO

El detonante de la crisis política abierta por las irregularidades detectadas en los estudios de algunos cargos tuvo su origen en la expresidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, quien presentó su dimisión en mayo tras conocerse que había obtenido un máster en la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) a través de un presunto trato de favor por parte del centro.

Durante varias semanas, Cifuentes se aferró al puesto y negó cualquier tipo de favoritismo, lo que argumentó al mostrar el expediente académico, el documento de matriculación y varios de los correos intercambiados con la universidad. Sin embargo, la presión acabó alcanzando a la expresidenta, que se vio obligada a renunciar al cargo tras publicarse una grabación en la que aparecía robando un producto en un supermercado.

4. Máster de Carmen Montón

Carmen Montón comparece en la rueda de prensa en la que defendió su máster
Carmen Montón comparece en la rueda de prensa en la que defendió su máster - ISABEL PERMUY

El segundo de los escándalos relacionados con el ‘asunto másteres’ –y a su vez el enésimo de los protagonizados hasta ahora por el Ejecutivo de Sánchez– llegaba el pasado septiembre, cuando una investigación periodística reveló que la entonces titular de Sanidad, Carmen Montón, había obtenido un máster sobre Estudios de Género también cursado en la URJC entre 2010 y 2011 con una serie de irregularidades apreciables en su expediente.

Al igual que ocurría con Màxim Huerta hacía solo unos meses, el presidente volvió a apresurarse a defender a la ministra en medio de un clima de malestar interno en el PSOE. Sin embargo, ese respaldo tampoco surtiría gran efecto, ya que solo dos días después de las informaciones, el 11 de septiembre, Montón renunciaba al puesto tras conocerse que no solo había obtenido trato de favor, sino que además había plagiado parte de su trabajo de fin de máster. Con ella se producía la segunda de las dimisiones del gobierno socialista en poco más de cien días de mandato, un récord inédito en cuatro décadas de democracia.

5. Caso Facebook–Cambridge Analytica

Mark Zuckerberg testifica en el Capitolio de Estados Unidos
Mark Zuckerberg testifica en el Capitolio de Estados Unidos - EFE

El 17 de marzo, varios medios de comunicación anglosajones revelaron que Cambridge Analytica, una consultora política con sede en Reino Unido, había extraído ilícitamente de Facebook los datos personales de millones de usuarios con el fin de favorecer, entre otras, la campaña a favor del Brexit en el referéndum de 2016 y la campaña presidencial de Donald Trump en las elecciones estadounidenses de ese mismo año.

La noticia causó un gran revuelo en todo el mundo, precipitó el hundimiento en bolsa de Facebook y se saldó con la declaración de su presidente, Mark Zuckerberg, ante el Senado de Estados Unidos, donde reconoció «errores» en su gestión al permitir que la consultora pudiera operar y obtener esos datos con objetivos electorales. La red social fue multada con una cantidad simbólica en octubre, pero todavía se enfrenta a sanciones millonarias que podrían ahondar aún más las consecuencias de una crisis de confianza de la que tal vez no vuelva a recuperarse. Por su parte, Cambridge Analytica se declaró insolvente y cerró poco menos de dos meses después de la revelación.

6. El chalé de Iglesias y Montero

Iglesias y Montero anuncian la organización de un plebiscito sobre su liderazgo
Iglesias y Montero anuncian la organización de un plebiscito sobre su liderazgo - ISABEL PERMUY

La compra de un chalé valorado en 600.000 euros por Pablo Iglesias e Irene Montero, secretario general y portavoz de Podemos respectivamente, supuso uno de los episodios más adversos a los que la pareja ha tenido que enfrentarse este año. El alto precio del inmueble, su gran tamaño (270 metros cuadrados en una parcela total de 2.350) y la amplia gama de lujos inalcanzables para la «gente común» a la que la formación dice representar levantó un intenso revuelo en torno al cual se abrió un debate sobre la coherencia de la compra con las ideas y las críticas de las que hace bandera el partido.

Ante esta inesperada reacción, Iglesias y Montero lanzaron una consulta en la que preguntaron a las bases si, tras conocer la noticia de la adquisición, seguían sintiéndose representados por su liderazgo. Con una participación récord, la pareja fue respaldada por un 68,5% de los votantes (dicho de otra forma, uno de cada tres rechazó su continuidad), lo que no impidió sin embargo que su percepción e imagen pública quedara de una forma u otra trastocada por la revelación.

Al margen del resultado, ABC reveló las importantes deficiencias que el sistema de votación presentó. Una vez inscrito en la web habilitada para el plebiscito, el usuario podía votar tantas veces como quisiera, lo que puso en serias dudas que la consulta contase con las garantías necesarias.

7. Las infidelidades de Trump

Donald Trump, junto a su mujer, Melania, en 2017
Donald Trump, junto a su mujer, Melania, en 2017 - REUTERS

Como era de esperar, Donald Trump ha mantenido un año más su cuota regular de exabruptos, desprecios y enfrentamientos de una u otra índole. En la misma línea, los múltiples frentes que encara su administración se reproducen cada semana con una velocidad vertiginosa. Además de las pesquisas abiertas en torno a una trama rusa cada vez más palmaria, el mandatario ha tenido que afrontar también las consecuencias devenidas de los pagos a dos mujeres con quienes mantuvo relaciones extramatrimoniales en 2006 y 2007 para comprar su silencio.

Mientras que Trump se apresuró a negar absolutamente todo, una de las mujeres, la actriz porno Stormy Daniels, aireó las circunstancias del encuentro y denunció haber sido coaccionada para firmar un acuerdo de confidencialidad por valor de 115.000 euros un mes antes de las elecciones de 2016. La fiscalía federal, que investiga los hechos desde que estos que fueran revelados en enero, implicó a Trump a comienzos de diciembre en pagos ilegales a Daniels y a la otra mujer, la modelo Karen McDougal. La fiscalía lo acusa, entre otras cosas, de haber violado las normas de financiación de campaña al haber usado dinero no declarado de la misma en sendos desembolsos.

8. Las grabaciones de Villarejo

El excomisario de Policía, José Manuel Villarejo, en una entrevista
El excomisario de Policía, José Manuel Villarejo, en una entrevista

Tras 34 años de carrera policial, el conocido excomisario José Manuel Villarejo fue encarcelado el pasado año en el marco de la Operación Tándem, que investigaba una organización criminal paralela a la Policía y presuntamente liderada por él. Previamente a su detención, la dudosa legalidad de su actividad, sus cuentas en paraísos fiscales y su implicación en múltiples escándalos habían sido objeto de amplio escrutinio mediático.

Sin embargo, lo que no muchos se esperaban era que Villarejo guardara un importante salvavidas por si llegaba a ocurrir un momento como ese. Durante años, el expolicía se dedicó a grabar en audio a cualquier persona que acudiera a su encuentro. Compañeros del cuerpo, políticos, empresarios o clientes de su organización cayeron, sin saberlo, en la trampa que el comisario diseñó para cubrirse las espaldas si las cosas llegaban a ponerse feas.

A lo largo de este año, el exagente ahora encarcelado se ha encargado de sacar a la luz varias de esas grabaciones con dos objetivos: por un lado, chantajear al Gobierno para obtener la libertad y, por el otro, tirar de la manta y hacer caer con él a cuantos estuvieran implicados en sus conversaciones.

La titular de Justicia, Dolores Delgado (que llamó «maricón» al juez y ahora ministro del Interior Fernando Grande-Marlaska) o la ex secretaria general del Partido Popular, María Dolores de Cospedal (que llegó a renunciar a su puesto en el Comité Ejecutivo Nacional y a su acta de diputada tras darse a conocer que espió a múltiples cargos tanto dentro como fuera de su formación), han sido algunas de las víctimas que ha dejado a su paso el terremoto de las filtraciones liberadas hasta ahora por Villarejo.

9. Las casas de Calviño, Duque y Celaá

La ministra de Economía, Nadia Calviño, el pasado septiembre en el Congreso
La ministra de Economía, Nadia Calviño, el pasado septiembre en el Congreso - MAYA BALANYA

Los actuales titulares de las carteras de Economía, Ciencia y Educación también se han encontrado en el ojo del huracán en distintos momentos de este año. Y todos lo han hecho bajo un denominador común: la elusión fiscal en la compra y gestión de propiedades.

Una exclusiva de ABC reveló en noviembre que la titular de Economía, Nadia Calviño, también creó en el año 2000 una sociedad instrumental junto a su marido para comprar una vivienda en Mirasierra (Madrid), con la consecuente rebaja tributaria que así se derivaba.

Además, según adelantó una investigación de Ok Diario en septiembre, el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, creó en 2005 una sociedad patrimonial para administrar las dos casas que poseía en Madrid y Jávea (Alicante).

Por último, la portavoz del Gobierno y ministra de Educación, Isabel Celaá, era portada de ese mismo diario en octubre por haber ocultado en su declaración de bienes dos casas ubicadas en los municipios vizcaínos de Berango y Guecho y valoradas en más de un millón de euros.

Tanto los ministros como el propio Gobierno dieron por zanjados los asuntos tras aportar sus propias explicaciones de cada caso. Sin embargo, la honradez y la transparencia de la que hace gala el Ejecutivo en su gestión quedó una vez más puesta de manifiesto.

10. Los gastos de la Faffe

El exdirector de la Faffe, Fernando Villén, tras comparecer en un juzgado de Sevilla
El exdirector de la Faffe, Fernando Villén, tras comparecer en un juzgado de Sevilla - EFE

Siete años después del inicio de las investigaciones, la inabarcable macrocausa de los ERE en Andalucía parece no tener fin. Sus múltiples ramificaciones (se han llegado a acumular más de 100 piezas separadas del caso) siguen dando cada cierto tiempo noticias que prueban la desfachatez con la que se dirigió durante años esa comunidad autónoma. Este año ha sido el turno de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), organismo adscrito a la Consejería de Empleo de la Junta entre 2003 y 2011 y cuyos inadmisibles excesos han provocado el bochorno de todo un país.

Los pagos en prostíbulos por valor de miles de euros hechos por su exdirector, Fernando Villén, han marcado el último episodio de una larga lista de cargos a costa del contribuyente por un ente supuestamente dedicado a la «mejora de la empleabilidad y la cualificación del capital humano». Los gastos, entre los que también se encuentran hoteles de lujo, comidas y vuelos, se unen al enchufismo dominante en la Faffe, que llegó a contratar a 85 trabajadores afines al PSOE. Todo ello conforma un cóctel explosivo que ha arrinconado y sacado los colores al gobierno de Susana Díaz, quien ha tratado de alejar el tema al referirse a los hechos como «algo del pasado».