Don Felipe y la presidenta del Congreso de los Diputados, este jueves en La Zarzuela
Don Felipe y la presidenta del Congreso de los Diputados, este jueves en La Zarzuela - POOL

Lo que dicen los políticos del Rey

Iglesias le considera «muy inteligente», Abascal hizo suyas sus palabras del 3-O y Borràs se quedó sin la foto que buscaba

MadridActualizado:

El Rey cerró ayer la primera y previsiblemente única ronda de consultas necesaria para formar Gobierno, y después comunicó a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, el nombre de Pedro Sánchez (PSOE) como candidato a presidente. Así terminaban dos días en los que Don Felipe recibió de perfil -por el nuevo formato del saludo- y con la misma sonrisa -igual para todos- a los quince representantes de los partidos que pasaron por La Zarzuela.

Como es habitual en estos casos, la opinión pública sólo pudo ver imágenes de los saludos y únicamente conoció una versión de los encuentros que mantuvo el Rey con cada uno de los políticos: la que los representantes de los partidos quisieron transmitir, algunos de ellos buscando su mayor gloria y omitiendo lo que no cuadraba con sus intereses. Lo que se dijo de verdad en las reuniones con el Rey y el tono que se empleó probablemente nunca se conocerá, pues la Jefatura del Estado mantiene la confidencialidad de las conversaciones privadas de Don Felipe.

Las dos versiones de Borràs

Una de las representantes que pasó por La Zarzuela, Laura Borràs, de Junts per Catalunya, incluso ofreció dos versiones del encuentro. Primero, en su comparecencia ante los medios en el Congreso de los Diputados, relató que había trasladado el siguiente comentario de Carles Puigdemont al Rey: «Dile que me gustaba mucho más como Príncipe de Gerona que como Rey de España». Y añadió que «el Rey ha sonreído a este comentario». Minutos después, en declaraciones a la cadena de televisión La Sexta, Borràs calificó el comentario de «pequeña broma» y añadió que Don Felipe le había respondido que «a mí también me gustaba más (Puigdemont) como alcalde de Gerona que como presidente de la Generalitat».

Lo que no quiso hacer público Borràs fue la respuesta que recibió de Don Felipe, que también es Conde de Barcelona, cuando ella le dijo que «los catalanes no tenemos Rey». «Evidentemente no voy a exponer los argumentos que me ha dado Felipe VI», dijo para eludir responder.

Borràs acudió a La Zarzuela con una mariposa amarilla prendida en la chaqueta blanca. Y es que la mariposa ha empezado a sustituir a los lazos amarillos. Pero el cambio de formato introducido por el Palacio de La Zarzuela frustró la fotografía que buscaba. La representante de los separatistas catalanes tuvo que conformarse con una foto tomada de perfil mientras saludaba al Rey y, desde esa perspectiva, solo se le veía una pulsera amarilla. Perdida la foto, Borràs intentó ganar el relato con una sobre actuación: «Le he mirado a los ojos y le he dicho lo que tal vez nunca había escuchado de labios de mujer catalana».

Iglesias, puntual y cordial

El Rey también recibió a Pablo Iglesias (Podemos), que en esta ocasión sí que llegó con puntualidad al Palacio de La Zarzuela. El líder populista acudió con pantalones vaqueros y sin corbata, pero al menos se puso una chaqueta. Después, a la salida, calificó la reunión de «cordial» y dijo que Don Felipe es una persona a la que siempre ha considerado «muy inteligente» y con la que «es un placer hablar de política».

En cualquier caso, el aspecto de Iglesias nada tenía que ver con la imagen de su socio, el candidato de En Común Podem, Jaume Asens, que acudió a la cita con el Rey con un traje de chaqueta y corbata. A la salida, Asens dijo que el Monarca había sido «en todo momento muy amable y cordial», y que demostró que está informado de lo que pasa en Cataluña, aunque añadió que la postura de En Comú Podem es «claramente divergente» a la del Rey. Por eso, dijo, trasladó a Don Felipe sus críticas por el discurso del 3 de octubre, en el que considera que «perdió la neutralidad» y se «puso en marcha la maquinaria represiva». Según Asens, el Rey no hizo autocrítica, sino que defendió «su contenido».

El mensaje del 3-O

El mensaje del 3 de octubre también estuvo presente en la reunión con Santiago Abascal (Vox), que acudía por primera a una ronda de consultas. Abascal trasladó al Rey «la lealtad» de su partido a la Corona como «símbolo de la unidad y permanencia de España» y felicitó a Don Felipe por un mensaje «histórico para poder detener en aquel momento el desarrollo del golpe de Estado». Es más, Abascal empleó las mismas palabras que utilizó el Rey el 3 de octubre cuando le dijo que su partido apoyará cualquier Gobierno dispuesto a «restaurar el orden constitucional en Cataluña» y aplicar el artículo 155 de la Constitución.

Don Felipe también recibió a Albert Rivera (Ciudadanos), veterano en rondas de consulta, y a Pablo Casado (PP), que se estrenó en este tipo de encuentros. Y cerró la ronda con Pedro Sánchez, que asistió a la reunión sin haber intentado negociar los apoyos que necesita para la investidura.