El portavoz de la ilegalizada Batasuna, Pernando Barrena (d) y Patxi Urrutia (c)
El portavoz de la ilegalizada Batasuna, Pernando Barrena (d) y Patxi Urrutia (c)

Detenidos en Navarra Pernando Barrena y Patxi Urrutia, miembros de la ilegalizada Batasuna

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido al portavoz de Batasuna Pernando Barrena, al miembro de la Mesa Nacional Patxi Urrutia y al asesor de la comisión negociadora de la izquierda

AGENCIAS. MADRID
Actualizado:

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado han detenido al portavoz de Batasuna Pernando Barrena, al miembro de la Mesa Nacional Patxi Urrutia y al asesor de la comisión negociadora de la izquierda abertzale, Unai Fano, en relación con las diligencias abiertas por el juez Baltasar Garzón, que les acusa de integración en organización terrorista por reiteración delictiva por seguir actuando en nombre de la formación pese a su ilegalización, según fuentes jurídicas. Las detenciones se enmarcan en las diligencias 320/07, abiertas por el magistrado tras la operación desarrollada el pasado mes de octubre en la localidad guipuzcoana de Segura, en la que fueron detenidos una veintena de miembros de la Mesa Nacional de Batasuna. Entre los arrestados entonces figuraba Patxi Urrutia, que días después quedó en libertad bajo fianza de 24.000 euros. Las fuentes consultadas han asegurado que las órdenes de detención responden a la intervención de los tres el pasado sábado 2 de febrero en Pamplona en un acto sobre "las conversaciones de Loiola" que mantuvieron el PNV, el PSE y Batasuna en octubre de 2006 y sobre "la propuesta de marco democrático" de la izquierda abertzale. En ese acto, Barrena aseguró que la izquierda abertzale va a estar "con toda seguridad" y "en cualquier circunstancia" en las elecciones generales del próximo 9 de marzo. Garzón ha considerado que con éstas y otras intervenciones públicas, Barrena ha seguido actuando en nombre de Batasuna a pesar de la ilegalización de esta formación. Barrena, detenido en su ciudad natalBarrena era el dirigente abertzale en libertad más destacado tras el arresto de buena parte de su Ejecutiva el pasado 4 de octubre en Segura y de Marije Fullaondo el 18 de diciembre. Su detención ha tenido lugar en la localidad navarra de Berriozar, la de Urrutia en el Casco Viejo de Pamplona y la de Fano en Larrabetzu (Vizcaya). Tras su arresto, Barrena fue conducido de nuevo por la Policía a su domicilio para practicar un registro. Los agentes que practicaron el registro, que ha durado más de dos horas, salieron de la vivienda, situada en la calle Artekale número 7, con tres cajas, un fax y una foto enmarcada con el anagrama de la banda terrorista ETA. A su salida del domicilio, y mientras era trasladado por la Policía Nacional, Pernando Barrena recibió el aplauso de medio centenar de personas que gritaron 'Alde hemendik' ('Fuera de aquí') a los agentes. Entre los vecinos reunidos en la calle se encontraba el padre del dirigente de Batasuna. También se acercó al lugar el alcalde de Berriozar, Francisco Javier Lasa (Nafarroa Bai). El 16 de marzo de 2006, el juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande-Marlaska impuso a Barrena una fianza de 200.000 euros después de tomarle declaración en relación con los 108 incidentes violentos que se produjeron durante la jornada de huelga celebrada el 9 de ese mes en el País Vasco y Navarra por la muerte de dos presos etarras. El 10 de agosto de ese mismo año Barrena volvió a la Audiencia Nacional, en esta ocasión a declarar ante Garzón, que le advirtió de que actuaría contra él si Batasuna celebraba una manifestación convocada para unos días después o realizaba algún otro acto a pesar de su ilegalización. Segunda detención de UrrutiaLa misma imputación pesa sobre Urrutia, que el pasado 18 de enero aseguró en una rueda de prensa en la capital navarra que quienes "se empeñan" en la ilegalización de la izquierda abertzale "lo único" que hacen es que "el sufrimiento perdure más tiempo". Nueve días antes, este miembro de la Mesa Nacional de Batasuna había manifestado en otro acto público, esta vez en San Sebastián, que el PSOE "ha declarado la guerra a la izquierda abertzale y a Euskal Herria en general". Los tres pasarán a disposición judicial y prestarán declaración ante Garzón en los próximos días.