Detenidos en Madrid dos huidos de una operación contra la violencia callejera en Navarra

Los dos jóvenes acudían a entregarse cuando fueron interceptados por los agentes cerca de la Audiencia Nacional

AGENCIAS |
MADRIDActualizado:

Agentes de la Guardia Civil han detenido esta mañana, cerca de la Audiencia Nacional, a dos individuos sobre los que pesaba orden de busca y captura a raíz de una operación del Instituto Armado contra la 'kale borroka' en Navarra el pasado verano. Los dos detenidos declararán el próximo lunes ante el juez, según ha informado el Movimiento pro Amnistía.

Los dos jóvenes, Aritz Azkona y Mikel Jiménez, escaparon, junto con Ernesto Prat Urzainki, a finales del pasado mes de agosto cuando se desarticuló la cabeza de Ekin en Navarra y se detuvo a los presuntos integrantes de un grupo de violencia callejera.

Desde entonces, sus fotografías figuraban entre los terroristas de ETA buscados por las fuerzas de seguridad. Todos ellos habían manifestado recientemente su deseo de comparecer ante la Audiencia Nacional, petición que fue aceptada por el juez Grande-Marlaska aunque se negó a levantar la orden de detención que pesaba sobre ellos.

Iban a entregarse en la Audiencia Nacional

Al parecer, Azkona y Jiménez se disponían a entregarse esta mañana cuando han sido arrestados por la Guardia Civil a las puertas de la Audiencia Nacional. Azkona fue integrante de las listas de Abertzale Soizialistak, mientras que Jiménez integró la candidatura de ANV en Barañain.

Un hermano de Azkona, Ibai, fue detenido en otra operación contra los grupos de violencia callejera el pasado día 1 e ingresó en prisión por orden de Grande-Marlaska, para el que declararán, previsiblemente, el próximo lunes. Precisamente, en relación con estos últimos arrestos, el magistrado envió ayer a prisión a los cuatro jóvenes detenidos el lunes en Pamplona por su vinculación a la organización ilegal Segi.

El Ministerio del Interior informó en su día de que el grupo desarticulado a finales de agosto es responsable de siete ataques de violencia callejera cometidos en las localidades navarras de Barañain, Etxarri Aranaz, Urdiain, Berriozar, Unzué y Pamplona entre diciembre de 2007 y el pasado 25 de julio.