Detenidos por «esclavizar sexualmente» a mujeres asiáticas en Sevilla y Pamplona

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas, todas ellas miembros de una misma familia, que regentaban varias «casas de citas» donde las mujeres eran obligadas a prostituirse 24 horas al día

efe
sevilla Actualizado:

La Policía Nacional ha detenido a cuatro personas, todas ellas miembros de una familia china, que regentaban varias casas de citas en las que «se esclavizaba sexualmente» a mujeres asiáticas 24 horas al díaen Sevilla y en Pamplona, según informado hoy un comunicado de la Jefatura de Policía de Sevilla.

El responsable del grupo, un varón acusado de tráfico de seres humanos con fines de explotación sexual, favorecimiento de la inmigración ilegal y delitos contra los derechos de los trabajadores y relativos a la prostitución, poseía tres viviendas, dos en Sevilla y una en Pamplona.

La mujeres eran convertidas «en auténticas esclavas sexuales», según la policía, ya que debían de estar disponibles 24 horas al día para responder a las demandas de los clientes, incluso poniendo en peligro su salud al ofrecer, por 10 euros más, los servicios sexuales sin profiláctico.

Como «pura mercancía»

Entre los arrestados, todos ellos de nacionalidad china, se encuentran el cabecilla de la organización, su pareja sentimental, encargada de controlar a las chicas, gestionar la recaudación y atender a los clientes, la hermana de éste, con las mismas funciones que la anterior pero en la casa de Pamplona, y su hijo, responsable de insertar anuncios ofreciendo los servicios de las mujeres en prensa.

Las mujeres, todas de origen asiático, eran obligadas a prostituirse para saldar la deuda contraída con los ahora detenidos quienes les facilitaron los billetes de avión y la documentación necesaria para el cruce de fronteras.

El grupo se quedaba con más de la mitad del dinero recaudado por las mujeres, que eran captadas en sus países de origen, donde vivían en situaciones precarias, o en España, donde residían en situación irregular.

Las mujeres eran explotadas y trasladadas de unos domicilios a otros, «como pura mercancía», según el comunicado, estando siempre vigiladas por la mujer del cabecilla o su hermana.