Detenido el torero Juan Pedro Galán por dirigir una red de explotación sexual

EUGENIO CAMACHOJEREZ. Una operación contra la explotación sexual de mujeres dirigida por la Guardia Civil en seis clubes de alterne de las provincias de Cádiz y Sevilla se saldó ayer con la detención

Actualizado:

EUGENIO CAMACHO

JEREZ. Una operación contra la explotación sexual de mujeres dirigida por la Guardia Civil en seis clubes de alterne de las provincias de Cádiz y Sevilla se saldó ayer con la detención de quince personas entre las que se encuentra el matador de toros jerezano, Juan Pedro Galán, así como de su padre, su madrastra y su hermana Rocío. Se les imputan los presuntos delitos de explotación sexual, blanqueo de capitales y falsedad documental, y se ha inmovilizado patrimonio por un valor superior a 50 millones de euros.

Según el Instituto Armado, los negocios eran regentados por el matrimonio Galán, residentes en El Puerto de Santa María, desde la finca «El Toro», en Jerez, centro neurálgico de las actividades que desarrollaba el grupo y donde se encontraban domiciliadas la mayor parte de las empresas del entramado.

Al parecer, la organización, para la que trabajaban unas 150 prostitutas, algunas de las cuales se encuentran en España en situación irregular, podía haber abusado de las jóvenes, sometiéndolas a una jornada laboral inacabable, obligándolas a hacer dieta y a vestir de una determinada manera, sopena de ser multadas en caso de incumplimiento de estas normas.

En la casa del matrimonio, una lujosa vivienda de El Puerto de Santa María, la Guardia Civil ha encontrado tras las detenciones 500.000 euros en fardos envueltos en plástico y atados con hilo de pescar escondidos debajo de un jacuzzi, además de más de 15.000 euros en la caja fuerte y abundante documentación que está siendo analizada.

«Han estado agradables»

El matrimonio se mostró «sorprendido» por la entrada de los agentes en su casa en la madrugada de ayer, aunque no pusieron dificultades a su detención. «Han estado hasta agradables», apuntaron fuentes de la investigación.

Sus dos hijos fueron detenidos en sus respectivas casas durante esta operación que continúa abierta.

En total se han efectuado siete registros domiciliarios, otro en una gestoría y seis más en clubes de alterne de Estepona, El Puerto de Santa maría, Los Barrios, Medina Sidonia, Conil de la Frontera y Jerez.

La operación «Toscana» se inició el pasado mes de abril, como consecuencia de las inspecciones en clubs de alterne que la Guardia Civil realiza dentro del plan contra la trata de seres humanos. En uno de estos controles los agentes detectaron que en varios clubes podían estar cometiéndose delitos contra las personas, vinculados a un entramado empresarial. Los agentes comprobaron que se trataba de una organización perfectamente jerarquizada, de la que dependían seis clubes de alterne en localidades de Cádiz y Málaga. Las mujeres que trabajan en ellos se sorprendieron también cuando la pasada madrugada los agentes entraron en los locales y reclamaron la identificación tanto de las trabajadoras como de sus clientes, aunque no se registró incidente alguno.