Detenido en Barajas el miembro de ETA Juan Manuel Inciarte Gallardo

E. M. | MADRID
Actualizado:

Agentes de la Policía Nacional han detenido en el aeropuerto de Barajas en Madrid a Juan Manuel Inciarte Gallardo, presunto miembro de ETA al que se le buscaba acusado de seis asesinatos y sobre el que pesaba una orden de detención por delitos de terrorismo dictada el 30 de mayor de 1991 por el Juzgado Central de Instrucción número 5 de la Audiencia Nacional.

Inciarte Gallardo, alias «Buto» y «Jeremías», había sido detectado en México, país que procedió a su expulsión. Inciarte Gallardo formó parte del «comando Vizcaya» entre los años 1983 y 1985, un periodo no demasiado extenso pero durante el cual participó supuestamente en el asesinato de cinco miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado y también en el de una mujer embarazada, esposa de un agente de la Policía Nacional.

Según ha informado el Ministerio del Interior, se localizó al etarra en México, tras una denuncia de un anónimo que alertó a las autoridades mexicanas de la presencia irregular de un ciudadano español en la localidad de Naucapán. La Comisaría General de Información del Cuerpo Nacional de Policía comprobó entonces que era un etarra muy buscado, que se trataba del etarra buscado desde hace más de 18 años. El Gobierno del país azteca procedió a su expulsión dada su situación ilícita en el país, por lo que la Policía española aguardaba a su aterrizaje esta mañana en Madrid, donde ya ha sido detenido y puesto a disposición judicial, según fuenets policiales.

Historial delictivo de Inciarte Gallardo

En la información que maneja el departamento de Interior, consta que Juan Manuel Inciarte Gallardo nació en San Sebastián el 16 de marzo de 1954. De 1983 a 1985 formó parte del «comando Vizcaya» en el que participó en el asesinato de dos policías nacionales, el teniente Julio Segarra Blanco y el cabo Pedro Barquero González y de la esposa de este último que se encontraba embarazada, un atentado perpetrado el 4 de mayo de 1983 en el barrio de Santuchu en Bilbao. Los etarras intentaron secuestrar al teniente Segarra Blanco en el garaje de su domicilio en la capital vizcaína. El oficial fue encadenado para introducirlo en el maletero de su vehículo, cuando en ese momento entraron al garaje el cabo Barquero y su mujer encinta, contra quienes abrieron fuego los terroristas.

Félix Ignacio Esparza Luri

El 19 de julio de 1984 participó en el asesinato del guardia civil Antonio Torrón Santamaria en Portugalete (Vizcaya). En agosto de ese mismo año tomó parte en los atentados contra la comisaría del barrio de San Ignacio en Bilbao y la casa-cuartel de la Guardia Civil de Las Arenas (Vizcaya), mediante el lanzamiento de granadas. En la segunda acción terrorista resultó herida muy grave la niña de nueve años Eva Ferreiro y los guardias civiles Juan Cortés Espinosa y Antonio Marín Ibáñez.

En mayo de 1985 tomó parte en el asesinato del inspector de la Policía Moisés Cosme Herrero Luengo, en Algorta (Vizcaya) cuando regresaba de comprar el periódico e iba acompañado de su hijo de tres años de edad. Cosme Herrero tenía 30 años y estaba adscrito a la comisaría de Getxo. El niño vagó perdido durante horas y sólo acertaba a repetir: «Han matado a mi papá».

El mes siguiente participó en el asesinato del guardia civil Eugenio Recio García, ocurrido el 18 de junio de 1985 en la localidad de santurce. En 1986 siguiendo órdenes de la dirección de ETA, se ocultó en Nicaragua en compañía de Sebastián Echániz Alcorta, donde trabajó con documentación falsa para los servicios secretos sandinistas hasta que estos perdieron el poder en las elecciones de 1990. En junio de 1993, tras la expulsión de Nicaragua a España de los miembros de ETA Javier Larreategui Cuadra, Sebastián Echaniz Alcorta y Francisco Javier Azpiazu Larrañaga, abandonó Nicaragua con destino desconocido. Se cree que se trasladó inicialmente a Cuba y desde 1996 se le situaba en México D.F.