ABC

El desgobierno aumenta el número de españoles que apuestan por elecciones

El distanciamiento entre PPy PSOE, la incertidumbre política y la corrupción incrementan el escepticismo ante un acuerdo, según la encuesta de GAD3

MadridActualizado:

En las dos próximas semanas se sabrá si Pedro Sánchez ha sido capaz de cerrar un acuerdo con Podemos y los independentistas para ser investido presidente del Gobierno, o bien España se encamina hacia una nueva convocatoria de elecciones. De momento, la mayoría de los españoles se decantan por la repetición de las elecciones generales, a la vista de los problemas que se están produciendo para llegar a un acuerdo suficiente que permita investir a un presidente del Gobierno en el Congreso. Según una encuesta de GAD3 realizada para ABC, casi seis de cada diez ciudadanos (el 58,3 por ciento exactamente) creen que los partidos no serán capaces de ponerse de acuerdo para investir a un presidente y se celebrarán comicios. Eso sí, piden renovación en los dos principales partidos.

Pedro Sánchez confía en tener cerrado un acuerdo a finales de mes, para someterse al debate de investidura a principios de marzo. Su única posibilidad de éxito ahora mismo pasa, en primer lugar, por llegar a un pacto de gobierno con Podemos, que ya le ha exigido la vicepresidencia para Pablo Iglesias y media docena de ministerios. A partir de ahí necesita cerrar un pacto con Izquierda Unida, y otro con el PNV, para sumar 167 diputados. Aun así, tiene que asegurarse al menos la abstención de los independentistas catalanes para poder ser investido. El candidato socialista lo ve posible, pero los españoles no tanto, y cada vez menos.

Solo el 32,1 por ciento creen que los partidos, en general, se pondrán de acuerdo. Pero el pesimismo va ganando terreno a marchas aceleradas, porque hace un mes los que veían posible el pacto eran el 39,3 por ciento. Al mismo tiempo, en el último mes se ha disparado la percepción de que España se encamina a unas nuevas elecciones: los que así lo creen han pasado del 53,8 al 58,3 por ciento.

Más corrupción

En los últimos treinta días, se produjo el rechazo de Rajoy a la propuesta del Rey para que fuera el primer candidato que se sometiera a un debate de investidura. Pero, además, estas semanas han estado marcadas por nuevos escándalos de corrupción, que sobre todo han afectado al PPde Valencia, y que han complicado aún más las posibilidades de los populares para atraerse un acuerdo mayoritario de gobierno.

La encuesta de GAD3 se realizó esta última semana, entre los días 8 y 11 de febrero. El escepticismo de los españoles ante un posible gran acuerdo se vio corroborado, de hecho, este viernes, en la reunión de apenas 25 minutos que mantuvieron MarianoRajoy y Pedro Sánchez en el Congreso, y que fue la escenificación de un desencuentro total. La mayoría de los entrevistados en la encuesta de GAD3 tienen claro que si se produce una convocatoria electoral los dos grandes partidos, PPy PSOE, deberían relevar a Mariano Rajoy y Pedro Sánchez y nombrar nuevos candidatos.

Congreso Federal del PSOE

En el caso del PP, el presidente del Gobierno en funciones ha reiterado que si hubiera elecciones él mantendría su candidatura. Por parte del PSOE, Pedro Sánchez no puede decir lo mismo, entre otros motivos porque el congreso federal de su partido está ya fijado para mayo, antes de unos hipotéticos comicios. El candidato socialista se lo juega todo en estas dos próximas semanas. Si no es capaz de llegar a un acuerdo, su futuro estará sentenciado, y su relevo podría llevarse a cabo en ese congreso federal.

Dos de cada tres españoles consideran que si hay nueva convocatoria a las urnas el Partido Popular debe buscar otro candidato. En concreto, el 65,6 por ciento sostiene que Mariano Rajoy no debería ser el cabeza de cartel del PP. Hay un 21,4 por ciento que sí defiende una nueva candidatura del presidente del Gobierno en funciones.

Pedro Sánchez tiene a su favor que en este momento es el candidato propuesto por el Rey, y como tal está llevando ahora la iniciativa política desde el Congreso. Aun así, cuando se pregunta a los ciudadanos si debería ser de nuevo el candidato del PSOE ante unas elecciones, el grupo mayoritario responde que no: el 47,6 por ciento, frente a un 37 por ciento que defiende la continuidad del secretario general socialista aunque no logre un pacto